Archivo de la categoría ‘Peru’

Lado peruano del Titicaca

Fueron 6 horas de bus entre paisajes áridos hasta llegar a Puno, punto de partida para descubrir el lago Titicaca. La ciudad en sí no tiene nada, ni siquiera el centro está orientado al lago.  Clásica plaza de armas con su catedral, la calle turística con restaurantes caros y se acabó. De todas formas, como hemos dicho, tan solo es de paso con lo que matamos la tarde intentando echar unas partidas de billar. Al día siguiente descubriríamos el lago navegable más alto del mundo. Volvía a ser demasiado pronto cuando llamaban a la puerta de  nuestro cuarto. En el hostal tenían cerrado el comedor con lo que te traían el desayuno a la camita. Madrugar así sienta mucho mejor. Víctor apareció con Matea, una chica eslovena que sería nuestra nueva compi de viaje. Nuestro destino final del día era Llachón, un lugar recomendado por Florecilla y según ella, de lo más bonito del mundo. Éramos unos cuantos en la parada del colectivo esperando impacientes a que alguna furgo decidiese jugarse la salud de sus neumáticos y llevarnos por un camino lleno de piedras y gravilla a Capachica. Por fin hubo un valiente, y todos los peruanos que suelen ser bien tranquilos se abalanzaron contra el vehículo para agarrar un sitio. Nosotros fuimos detrás. A Fer le tocaron los empujones de un señor diciendo que el sitio estaba reservado y que encima era turista. Aquí todo el mundo opina de todo, y el mogollón de peruanos ya sentaditos en sus sitios empezaron a chillar al señor diciéndole que esas no eran formas de tratar a las personas. En estos buses siempre hay algún local que quiere charlar con nosotros (esta vez fue el comisario de Capachica), darnos consejos del país, y recomendarnos lugares de la zona. Tras 2 horas de camino en lata de sardinas llegamos a nuestro destino. Teníamos pensado parar allí ya que era domingo y tocaba el mercado de la semana. La gente nos miraba perpleja y nos sonreían amablemente como si no hubiesen visto un turista en su vida. Era el momento de vender, comprar o intercambiar para conseguir las provisiones de la semana.

Helados   IMG_3086

Nosotros nos hicimos con un queso con pinta algo rara que tomamos con pan en lo alto de una colina con vistas al lago. Cuando la dura mañana de negociación acaba todos lo celebran con un buen heladito a modo recompensa. A medio día y estándo tan altos el sol calienta y pica de lo lindo. Con otro colectivo de 30 minutos llegamos a Llachón. Un lugareño nos recomendó un alojamiento pero estaba ocupado con lo que fuimos a la casa de al lado a ver si nos daban morada. Aquel lugar era paz y tranquilidad. Las vistas del lago no podían ser más bonitas… apenas 3 casas a nuestro alrededor con sus ovejas, llamitas, cerditos y una playita de arena con el agua del lago color azul mediterránea. Por menos de 3$ nos dieron habitaciones con vistas al lago en la familia Adelas y aceptaron nuestra petición de hacer una fogata por la noche. Nuestra idea era clara, ir en busca de papas y pollo para hacerlo por la noche a las brasas. Nuestro gozo se fué derrumbando por momentos al ver la plaza del pueblo. 2 tienditas con productos básicas y si queríamos chichi y papas teníamos que volver a Capachica. Los colectivos apenas pasan 2 veces al día, no hay restaurantes, y para colmo el comedor municipal ya estaba cerrado. Siguiente alternativa, pedirle a algún habitante del lugar que nos preparase un arrocito con huevo. Una señora se ofreció en hacernos la comidita por unos pocos soles. Nos llevó hasta su casa en Santa María que está a una media hora de caminata por la costa de la península. Seguíamos todos perplejos durante el camino de lo bonito que era el lugar.

PA121120 IMG_0925 PA121129  PA121135 PA121138

En la casa toda la familia trabajaba non stop remodelándola para en un futuro poder acoger a turistas. El bisabuelo de la casa que ni siquiera hablaba español tan solo nos observaba y veía tranquilo el día pasar. La comida estaba bastante mala pero la experiencia y llenar el buche fue genial. En el camino de vuelta teníamos otra misión, encontrar un pescador que nos llevase a la mañana siguiente a Puno pasando por las islas flotantes Uros. Preguntando y preguntando dimos con Alejandro que aceptó nuestra oferta y que además nos llevó de vuelta a casa en una barquita mientras veíamos como el sol desaparecía en el lago. El día no había podido ser más divertido y aún nos quedaba el fuego bajo las estrellas.

PA121160

Salíamos a las 5.45 para ver el amanecer pero no hubo suerte, ya había salido. Aún así el lago estaba en calma, ni un alma y con una luz preciosa. Eso sí, una rasca de narices. El barco paró en una islita flotante perdido en mitad del lago en la que vivían 2 familias de 8 personas cada una. La isla es enterita de paja, desde la superficie flotante, las chozas y sus barcos. El señor de la casa nos dio una vuelta en uno de ellos mientras nos contaba su forma de vida. Se mudaron aquí hace 8 años por el turismo pero al estar alejado de la zona de los Uros (las islas flotantes cerca de puno más visitadas), apenas llega un turista al día. Sobreviven con el trueque cambiando pescado por patatas, verduras etc y la poca carne que comen es de los patos que cazan con escopetas.  Los chavales iban al cole que estaba en otra isla en barca y las mujeres intentaban vender alguna que otra artesanía. La islita y la familia nos fascinó. Portada

                                   Peru: Peninsula Capachica y Uros

IMG_3173  IMG_3147

De camino a Puno pasamos por las conocidas Uros pero ni siquiera nos paramos. Aquello parecía la entrada o salida de un puerto súper transitado. Millones de barcos de turistas y demasiado montaje después de lo que habíamos visto. Aún era pronto por la mañana cuando desembarcamos en Puno con lo que decidimos cruzar ese mismo día a Copacabana, el lado Boliviano del lago.

Por fin en MachuPichu

A la tercera va la vencida! Por fin conseguimos salir rumbo hacia Machu Pichu, primero en colectivo y luego en tren de ensueño hasta Aguas Calientes. Cualquiera pensaría que este pueblin a orillas de las montañas del MP y con un riachuelo cruzándolo sería precioso. Lamentablemente no es así, las casas parecen sin terminar ( sólo pintan la fachada y dejan el resto sin pintar como si no se viese!), el río está lleno de basura y las 400 o 500 tiendecitas y bares turísticos que no paran de darte la brasa están puestos con cero encanto. Bueno, al fin y al cabo sólo se pasan allí unas horas soñando con llegar a la antigua ciudad Inca más importante del mundo.

A las 4 de la mañana y con el frontal encendido empezamos la caminata hacia el MaPi. Teníamos que llegar subiendo antes de que lo hiciera el primer autobús  que salía a las 5:30 de Aguas Calientes. Es la única manera de asegurarte pases para el Wuainapicchu, la montaña que aparece en todas las postales del Machu Pichu. Sólo dejan pasar a los primeros 400 cada día y desde luego que queríamos ser unos de los afortunados. 2 horas de subida bastante empinada nos dejó sin aliento pero felices, no sólo por conseguir el sello de acceso sino por las vista que teníamos desde allí.. La niebla  cubría parte de aquellos montes verdes creando un escenario mágico.

Niebla de la mañana

Pronto llegó el día y el guía en autobús. Nos habíamos juntado con Víctor y el grupo la noche anterior. Entramos al yacimiento y subimos, por si no habíamos teníamos suficiente, al punto mas alto  para que allí nos contasen la historia de MaPi. No se veía nada, la niebla cubría toda la cuidad. La verdad es que poco se sabe de esta cuidad encontrada por un americano en 1900. Se intuya que es de los incas pero la razón de la construcción es todavía una incertidumbre. Unos sujetan la teoría de que se trata de una base astronómica, y otros aseguran que fue un lugar de defensa y protección del pueblo y de los templos mas sagrados de su imperio. El guía, un poco manta el, no  paraba de pedirnos hipótesis de lo que nosotros pensábamos que había pasado allí. A medida que la niebla despejaba el paisaje la gente dejaba de prestarle atención se iba acercando al borde para ver como poco a poco se iba descubriendo aquella misteriosa cuidad. Un momento mágico y sin duda, las mejores vistas del día. Portada

Peru: MachuPichu

Uno se podría quedar allí hora sólo observando la majestuosidad del lugar  y disfrutando. El tiempo no se detuvo y tuvimos que movernos para continuar con la visita. Fueron dos horas de guía descubriendo los secretos de la cuidad, sus relojes solares, pozos, salas, templos y la arquitectura. Poco antes de las nueve acababa la visita y un picnic reparador nos dio fuerzas para atacar la siguiente subida hasta el Wainapucchu. La subida es dura de pelotas, aunque ya empezamos a estar curtidos. Escalones altos y empinados durante 45 minutos hasta la cima. Una vez arriba te sientes en lo mas alto del mundo y las vistas de las montañas que te rodean dejarían a cualquier mortal perplejo (Una cima mas del mundo que meternos en el bolsillo) Eso si, las vistas de MaPi son peores que las de por la mañana. Estamos demasiado alto y apenas se aprecia la cuidad. Lo que mas nos impactó fue que hasta ahí arriba tenían construcciones…a saber como han cargado tal cantidad de piedras hasta la cima. A medio día, bajábamos la montaña super contentos pero rotos como si nos hubieran pegado una paliza. Sin duda, un top diez dentro de los lugares históricos que hemos visitado. Volveremos, pero esta vez será para llegar hasta aquí por el camino del Inca original.

IMG_3045  IMG_3053

Comidita , duchita y cafelillo en Aguas Calientes antes de subir de nuevo al tren que nos llevaría de vuelta a Cusco donde los ronquidos son la música que llena el tren.

Haciendo un punto y aparte y esperando que nuestros seguidores peruanos del blog no se ofendan, os vamos a contar algunas cosillas que nos han pasado. En Cusco hay que tener mucho cuidado con la gente que se gana la vida con los turistas. Por lo menos nosotros hemos tenido alguna mala experiencia. Te la intentan colar por donde sea por dos soles y la desorganización es bestial. El día en Aguas Calientes, antes de ir a MaPi, fue una pesadilla. Toda la tarde de arriba abajo en busca de un guía que ni la agencia sabía quien era para conseguir nuestras entradas al yacimiento y nuestros billetes de regreso. Por otro lado, la gente del hotel se portó de maravilla! . Al llegar a Cusco tuvimos otra decepción. En el hotel donde habíamos pasado una semana y pensábamos que teníamos una habitación reservada para el regreso nos dijeron que nada de nada. La habían vendido a un mejor postor que pagaba solo 6 soles más. Eran las once de la noche y pasaban de darnos una solución. Para colmo, a la mañana siguiente salíamos hacia Puno ( Lago Titicaca) y el bus lo había reservado la agencia del trek de MaPi (como compensación por la enfermedad de Helen). Habíamos contratado un bus semi-cama con una determinada compañía y nos intentaron colar en uno que se caía a pedazos. Os podéis imaginar! Nos pusimos los tres como fieras!! Ya esta bien de que nos tomen el pelo. Pagamos un servicio, solo exigíamos que nos lo diesen. Tras varias protestas la señorita de la agencia que se encontraba con nosotros en la estación no tuvo otra que cambiarnos el billete. Nos despidió con lágrimas en los ojos y nosotros preocupados por la peta que le caería luego del jefe de la mierda de agencia. Y es que los jefes de las agencias son unos peseteros, que escriban todo lo que prometen, y si no lo cumplen, como consejo que nos dio un sabio peruano, reclamar a la policía turística para que le cierren el chiringo. Por suerte la gente de la calle es amable y simpática y por muy enfadados que salimos de Cusco nos quedamos con esto último.

Atrapados en Cusco

Lo primero, deciros que teníamos el blog sin actualizar porque llevamos una semana de aquí para allá y no hemos parado ni un segundo. Además de estar en lugares que como entenderéis, no tienen acceso a Internet. Bueno, nos habíamos quedado en Cuzco…y por suerte averiguamos que era lo que le pasaba a Helen. La altura te hace digerir más despacio así que debes comer antes de las 6 de la tarde para que no te caiga mal lo que comas y no te levantes con un dolor de estomago bestial! Llevábamos 4 días estancados en Cuzco pero pudimos ver algún atardecer bonito y resolver con la aerolínea el que no tengamos que volver a Lima. Para recuperar estos días nos tendremos que dar algo de candela y seguir avanzando! Portada.

 

Peru: Atrapados en Cuzco

 

El Valle Sagrado de Cusco

Esa mañana nos levantamos para recorrer el Valle Sagrado de la cultura Inca. Como ya lo hicieron en su día los Españoles en caballo, nosotros nos disponíamos a conquistarlo en moto..Portada.

Peru: Valle Sagrado
Al principio el pueblo Inca era tan solo una aldea anónima asentada en Cuzco que creían provenir del dios del Sol Inti. Fue a partir de Pachacutec, el 9º rey Inca, que empezaron a saborear la conquista. El auge de este imperio nació y murió en más o menos un siglo. Los siguientes Incas y en especial Yupanqui (hijo de Pachacutec) quien primero derrotó a los chanka que antes les habían atacado y conquisto gran parte de los territorios. En una sola generación habían pasado de un pueblo de montaña al imperio más fuerte de los andes. Se extendieron desde Quito hasta Santiago pasando por la Paz. Como todo pueblo conquistador fueron muy duros y los pueblos sometidos nunca llegaron a quererles. Esto facilitó en 1532 la conquista de los Españoles. Es verdad que traían a Cuzco, su capital, a los más eruditos de los conquistados y viceversa, llevando sus descubrimientos y avances al resto del territorio. En estos años de esplendor el oro, la religión Quechua y el poder militar hacían posible que esta civilización culmine con las construcciones de Machupichu, el Valle Sagrado y Quoquequiran.

IMG_2859
Dentro del Valle Sagrado queríamos visitar las ruina pero el boleto de 25$ nos tiró un poco para atrás. Lo haríamos por nuestra cuenta y como nos habían dicho veríamos muchos desde fuera. Empezamos por Sauqsaywamak, un antiguo fuerte en la parte más alta de Cuzco. En la primera conquista de los españoles los Incas fueron derrotados rápidamente pero un rey posterior llamado Mano al que habían puesto los mismos españoles como títere se les reveló. Fué en este poco protegido fuerte donde se hizo fuerte con su ejército y preparó su reconquista. Los españoles casi derrotados y con Pizarro fuera de la ciudad ( se encontraba fundando Lima, una ciudad con costa para sus naves) solo 200 jinetes se lanzaron a la desesperada contra un ejército de 3000 Incas. Con el hermano de Pizarro al frente capturaron a Manco y lo decapitaron en la plaza de armas de Cuzco como ya os habíamos contado.
Pasamos también por las ruinas de Q’enqo donde realizaban sacrificios de animales y Puka Pukara llamada la ciudad rosa. En esta nos colamos pero era solo un pequeño control de paso con habitaciones para viajeros. De camino a Pisac pasamos por un santuario de recuperación de animales. El biólogo encargado era un amante de su trabajo y recibía animales o bien del mercado negro o bien dañados para reinsertarlos en su hábitat. Loros, pumas, tortugas y hasta cóndores (aquí también nos quitamos la espinita de la Cruz del Cóndor). Nos estuvo contando que en ocasiones los animales dañados eran por sacrificios o rituales. A los osos rojos les cortan las patas porque supuestamente su sangre es curativa al igual que las plumas de Cóndor. Todo esto según antiguas creencias Quechuas.

IMG_2794

Ya en Pisac nos encantó su plaza con su mercadillo de artesanías, sus cafés bohemios y su vidilla de gente andina. Aprovechamos la paradita para tomar una cervecita bien fresquita viendo a la gente pasar. Estas ruinas también las vimos desde fuera por no tener el boleto. Son terrazas de cultivo que aprovechaban la altura para conseguir distintos climas y por tanto diversos plantaciones. Pasado Calca y de camino a comer a Urubamba nos equivocamos de camino y acabamos en un pueblin en el que todos los chavales nos saludaban con entusiasmo…seguro no habían visto un turista en su vida. Comimos pollo de nuevo en la plaza de armas de Urubamba antes de seguir la ruta. Pasamos por Mara, un pueblo que nos dejó el corazón en un puño, los niños sucios jugando con la basura, algunos parecían unos pequeños delincuentes. Hay demasiados niños sin escolarizar por las zonas rurales del país, es una penita verles. De ahí llegamos a Moray, un camino de 10Km sin asfaltar, con baches, piedras y arena que costaba lo suyo con la moto. Las ruinas de Moray tenían la misma función que las de Pisac, para cultivos. En estos nos colamos del todo ya que no había control y las pudimos ver bien. La diferencia entre escalones era nada menos que 5ºC.

 IMG_2777  IMG_2875

De ahí, vuelta a Cuzco congeladitos pues había pasos de casi 4000 metros y el sol dejaba de pegar. Algún mirador con vistas a los picos de Nevado Verónica y Ananpatu, dioses de los andes para los Incas; el sol de la tarde y la gente lugareña hicieron del camino de vuelta uno de los paisajes más bonitos.

PA041091

Nos hizo falta un colacao calentito a la vuelta para entrar en calor.Preparamos la maleta para el camino de 4 días del Inca Jungle hasta Machupichu pero 4 días después sigue en la misma esquina de la habitación sin deshacer. Elena no sabe digerir a esta altura y lleva varios días tiradita tiradita. Victor salió ayer hacia la excursión y nosotros llegaremos mañana en tren como abuelitos. Muy tristes de no haber podido hacer el trek, mala suerte justo haber caído malita aquí 🙁

De paseo por Cusco

Nuestro aterrizaje en la Plaza de Armas de Cuzco nos dejó sin palabras pese a llegar moliditos. De hecho nos dio fuerzas para sin ni tan siquiera haber desayunado recorrernos algunas de sus calles. Toda la ciudad tiene una historia y un encanto especial y más si se recorre con solete y calorcillo. En dos patadas teníamos habitación en el centro y desayuno al sol con la plaza de armas de fondo.

Desde el Valle de Cuzco los Incas gobernaron su imperio. Los españoles al llegar se dieron cuenta de la importancia del lugar y se lo arrebataron. De hecho, en la misma plaza de armas se libraron 2 batallas en las que 2 líderes Incas de distintas épocas fueron asesinados. Prometemos en un post próximo contaros un poco la historia de esta cultura tan avanzada en su época y entorno.

PERU: Cusco

IMG_2629 IMG_2632 IMG_2636 IMG_2642 IMG_2645 IMG_2647 IMG_2630 IMG_2660 P1000733 IMG_2661 IMG_2664 IMG_2685 IMG_2691 IMG_2699 IMG_2702 IMG_2704 IMG_2712 IMG_2724 IMG_2728 IMG_2734 IMG_2738 IMG_2741 IMG_2743 P1000753 Calles de Cuzco PA041033

La ciudad es una maravilla, con aceras adoquinadas, subidas, bajadas, montañas de fondo y su gente siempre campechana. También es verdad que el agobio que se siente desde el principio por “entrar en un restaurante de comida local a cenar aqui, amigo! contrata un tour conmigo, haz el camino del Inca con nosotros, te damos un masaje?”  nos recordaba a Vietnam. Detrás de esa plaza hay mil más, la del Regocijo…pero lo que más nos gustó fue irnos a comer al mercado de San Francisco. Por 3 soles tienes un arroz a la cubana y una cola. Estábamos rodeados de los chavales que acababan de salir del cole y después nos pusimos como locos a probarnos mil gorros locales. A Víctor siempre le empujamos en su afán consumista por parecerse y vestirse con ropa local. A nosotros nos hace gracia, pero a el le gusta ir de los mismos colores. En su barrio hasta le llaman “terrorista de la moda” y aqui parece sentirse como pez en el agua. De ahí a por las vistas desde el mirador y a recorrer el resto de las calles. Un café cerca de San Blas y a preparar el día siguiente que iba a ser muy duro.