Archivo de la categoría ‘Japón’

Últimos 2 días de Japón en Tokyo

Despúes de las merecidas vacaciones en Nikko, volvemos al modo turista…. mil horas recorriendo estación tras estación para poder dejar nuestro macuto y poder pasear sin mil kilos encima. Tras 4 intentos, ya desesperados empujamos la maleta con todas nuestraz fuerzas para que cupiese en la cabina mediana, conseguido! De ahí al parque Yoyogi (Shibuya park) con la comidita para hacer un buen picnic al puro estilo japo! En la entrda del parque están todos los Cozplay, chavales freakys que se disfrazan los fines de semana para huir de su rutina y en mucos casos de la marginación y los abusos que viven durante la semana en el cole. No sabemos porque no nos convenció, demasiada cámara, demasiada pose o simplemente demasiado show. Al final no es más que ver a unos cuantos tontos disfrazados en un puente esperando al flashazo del turista. Había unos cuantos que ofrecían “Free Hugs”, abrazos gratis a ver si así conseguían algo de cariño o atención igual, aunque parecía teatro que no nos gustaba.

     DSC_0056              DSC_0049

Nos fuimos al picnic que es más lo nuestro. El parque, además de estar repleto de gente y cerezos como siempre, estaba con un millón de grupos de música. Bueno, más que grupos eran playbacks de gente disfrazada en grupos, rockeros, años 50 de estates…. Las guitarras y timbales no dejaban tampoco de sonar. Encontramos nuestro hueco y tras una comilona nos quedamos grogis tirados en el cesped. Al despertarnos paseamos la zona de Harajuku y Omotesando y sus tiendas que pese a ser muy chulas y modernas todas, son muy muy caras! Disfrutamos un cafelillo en un bar style que imitaba a un jardín muy blanquito, muy de cuento. Por la calle también ves a mil freaks disfrazados o con pintillas chungas. Eso sí, la gran mayoría son de culto a la moda…jamás hemos visto un lugar igual. Sus bandolerillas, sus gafas de piloto al estilo naruto (dibujo manga), sus minifaldas con calcetines altos, taconazos, requetepintadas, todo a juego…deben pasarse unas 2 horas en el espejo antes de salir de casa seguro! Vamos, igualito a nosotros! Moliditosy tras pasar a por el macuto fuimos a nuestro albergue. La ostia, aunque nos quedábamos 2 días a las 10 de la mañana te mandaban a la P calle, nunca mejor dicho y además, no podías entrar hasta las 5 de la tarde. Vamos, que te quitaban medio riñón y solo podías estar ahí las horas de sueño. Aprovechamos para irnos prontito a la cama tras una cenita de Krispies y madalenas con colacao!

Vaya coñazo da el sin papeles…primero hasta la embajada y luego cola en inmigración para exportar el sello. Además, habíamos conseguido entradas para el Museo Gihblin, gracias Isa por la recomendación, y poco más de una hora para tener que estar en la puerta del museo, nos encontrábamos aún en inmigración. Suerte que se solucionó a tiempo y pudimos llegar. Habíamos leido en la guia que las entradas se compran con 2 meses de antelación, nosotros lo hicimos en el día y por favor por favor, no queríamos perderlas. Habíamos leido sobre el director de manga más famoso de Japón que había fundado sus estudios y posteriormente abierto el museo. No sabíamos bien lo que ibamos a encontrarnos, pero en cierto modo sabíamos que nos iba a flipar. Creíamos que nos recogería el Cat Bus, ilusos de nosotros. El cat bus es uno de los personajes de sus pelis, le flipaban los medios de transporte y siempre háce de ellos algo sorprendente y surealista. Tristones de no ver al gato gigante con ruedas nos montamos en el tourist bus de camino al museo. Ya por fuera tiene su encanto, está inmerso en un parque gigante y precioso. Al entrar nos encantó el detalle que tienen dándote unos fotogramas originales de una de las pelis del estudio. Dentro es como un parque de niños y eso hace que te metas rápido en su mundo. Maquetas, robots, sistemas de animación e incluso un cine con una proyección de una mini peli brutal. Deambulamos y nos maravillamos con el museo y luego salimos al parquecillo para aprovechar el solete y buen tiempo.

DSC_0271

El parque, como todos en japón, hasta la bola de gente, cerezos y por supuesto, precioso. Había mil y un enamorados en barquitas de cisne paseando por el lago que habia dentro. No! jajajaja, eso no lo hicimos nosotros. Mil puestos de comida y dulce sobre todo, aún no se si os hemos contado, pero les flipa, siempre con crepes, helados y cosas raras suyas con mucha grasa y aceitazo. También les encanta el tofu que nosotros lo encontramos asqueroso, no solo por su textura pero por su sabor. Es una mole, Fer un día casi echa la papilla al darle el segundo bocado.  Nos tomamos otro cafelillo en otro bar de cuento en medio del parque o bosque.

DSC_0311  DSC_0326  DSC_0295  DSC_0296  DSC_0283  DSC_0285

Tras el paseo por un cuento de hadas llegamos a un barrio que, a nuestro parecer, nunca debería existir. Todo el encanto de Japón se destruyó en cuestión de segundos al ver a la cantidad de viciosos en las tragaperras, las tiendas de cosas cutres, guarras y porquerías dutty free que había en Akihabara. Es el barrio tecnológico de Tokyo que está lleno de centros comerciales y puestecillos electrónicos. Los centros comerciales no son solo de maquinitas, tienen videojuegos, tragaperras, disfraces, movidas porno, y hasta cacerolas de cocina….todo ello en 7 pisos.  El tio dándole duro a las maquinas y ella buscando la mejor sartén para sus commiditas. Muy sucio, muy asqueroso, y con muy poco encanto. Las chicas van vestidas de conejitas o doncellas y reparten publicidad en cada esquina acerca de su local. Como no nos gustó, hemos querido destruirlo con el robot bueno de los estudios Gihblin Pola! Esta es la portada del album!

Japón: últimos días en Tokyo

Vacaciones en Fubasami

Nuestra casita esta de Fubasami y nos heos tomado el día de vacaciones…no hemos hecho absolutamente nada mas que vaguear y solucionar alguna cosita de Bangkok. Por cierto, a Akira le hemos caido bien. Le ha flipado el diseño de nuestra web y nos ha puesto en la suya hasta con link y foto…pa que lo veais y tengais el link del hotelillo tambien. LINK.

DSC_0023 DSC_0024 DSC_0033 DSC_0028 DSC_0034 DSC_0037 DSC_0038

De camino a Nikko

Dejamos Kyoto con toda la pena del mundo y pillamos un par de trenes hasta llegar a Nikko. En el camino nos dormimo como lirones hasta que el alboroto en el tren nos despertó! Estaba todo el vagon alterado, se veia perfectamente el Monte Fuji!! un día despejado que hacia a los abueletes sonreir mientras aupaban a sus nietos para que lo viesen. Todos agolpados con la nariz pegada contra los cristales. Seguimos camino hasta el pueblito de Nikko tras pasar por Tokyo y al llegar, sin papa de donde estaba el hotel, fuimos a la oficina de turismo de Nikko para que nos diesen una dirección. Alli nos llevamos la sorpresa del día, el hotel no estabab en Nikko, pese a llamarse Nikko Inn!!joder joder, donde estará.

DSC_0258   IMGP0340

Pensabamos que ya la habiamos cagado y no sabiamos donde ibamos a parar! Nos explicaron que teniamos que retroceder sobre nuestros pasos, que teniamos que bajar en la estacón de Fubasami que ya habiamos pasado.Otros 20 minutos de tren, y alli nos recogió AKIRA ( famosa pelicula manga de los 90) en su fiat panda con pintas de granjero bohemio con zuecos y sonrisa de oreja a oreja.Llegamos a la recepción, donde nos dió un te verde y pensabamos “donde nos hemos metido?” “si no hubiesemos pagado ya, nos ibamos de aqui”…pero todo dió un giro de 180º al ver nuestra casita…así nos la presentó el…

Emocionados y alucinados de la casa y ya con ganas de disfrutar de todo, decidimos ir con Akira, que se ofreció a llevarnos, al super a por unos buenos ingredientes….llevamos 3 meses sin cocinar! No podíamos estar más contentos! Hasta el super era style, con todo lo que quieras además de todo con una pinta brutal!Akira hizo su comprita mientras nos esperaba para volvernos todos juntos! Frutita, pescadito, pollito, pasta, leche, pan, madalenas, galletitas, verduritas, cervecitas, no nos falta de nada, podríamos no salir de la casa en 3 días! Nos metimos en el coche y nuestra sorpresa ya fue mayúscula, “The Ting Tings” sonando en un coche japo! Nos pusimos a charlar, el pavo había sido backpacker por europa 2 meses y había estado en Barcelona, Madrid y Bilbao, le gustó mucho! Por eso creemos que ha sabido montar la perfecta habitación sin falta de detalles, sabe lo que es estar fuera de casa! Nos llevó de vuelta por el antiguo camino de los samurais entre Tokyo y Nikko como lo que llaman la etapa Edo de Japón. Es la etapa de los samurais y ninjas; data incluso antes de los emperadores que se llama la época Shogun. Es un paseo frondoso de cedros milenarios, ya en el tren lo vimos y parecía de noche el camino. Ahora sí de vuelta en casa nos pusimos a trastear con todo. Lo primero, la música, nos faltó tiempo para hacer sonar su ipod prestado y darnos cuenta de que es un crac, mil y un temones sonaban por toda la casa. Para los freaks, tiene hasta el air tunes instalado, quien no lo sepa, suena por toda la casa lo que pongas en tu ordenador sin cables. Fer se tiró a por la bañera estilo japo y vaya si la disfrutó….es como un onsen!

  DSC_0001     DSC_0004     DSC_0007     DSC_0011

Helen, como ya no tenía agua caliente, se dedicó a preparar los ingredientes de nuestra cenita! Cocinamos una pasta bestial acompañada de una ensaladita! estaba todo de muerte!! Cenamos y disfrutamos de la peli “Memorias de una Gaisha” que nos hizo meternos aún más en el papel. Esta es la portada del album!

Japon: Nikko?

 

Sayonara Kyoto

Fer preparaba el desayuno mientras una marmotilla seguía babeando en la camita! Mediasnoches, colacao duchita y a nuestras bicis! Hoy tocaba día de templos y el tiempo acompañaba algo más! Primero visitamos el templo de Chion-In que pertenece a una escuela budista poco común en Japón pero en el que todavía sigue habiendo bastate actividad, monjes rezando y viviendo, oficinas y demás. La entrada es espectacular, la más grande de todo Japón y toda hecha de madera. Entras y te encuentras con una escalera rodeada de parque que te lleva hasta el templo principal y los edificios que lo rodean. Esta es la portada!

 

Japon: Tercer dia en Kyoto

 

Nos descalazamos para entrar y fue entonces cuando nos dimos cuenta de la importancia y seriedad del lugar. Nos daba palo mirar o curiosear pese a todo ser sorprendente. Había un monje cantando los mantras con un micrófono, miles de ellos rezando y preparando el altar para alguna oración especial. En uno de los laterales con cristalera hacia el templo había unas oficinas llevada también por monjes que creemos era para reservar allí una habitación o para pedir hospedaje con los monjes. Hemos oido que es posible quedarte dentro de los monasterios budistas un par de días ayudando en las labores para pagarte la estancia y la comida. Ayer nos dimos cuenta de que todos los edificios religiosos que hemos visto hasta ahora son mucho más acogedores que una iglesia: no son tan frios ni oscuros, ni serios, se sienten más cercanos, dan menos miedo… En España nunca nos hubiésemos pensado en quedarnos a dormir en una iglesia, aquí nos hubiese gustado ver como se estaba en el monasterio. Igual es también por ganas de ver lo desconocido, quien sabe. Por detrás del templo principal están las pasarelas, ya os hablamos de ellas en Miyayima. En este caso crujen y suenan alertando de posibles intrusos por la noche. Pasamos también por la campana más grande de Japón, hacen falta 17 monjes para hacerla sonar! Lo bonito de  los templos son también los jardines y bosques que los rodean; te sientes aislado de la ciudad en la que estás.

        DSC_0244    DSC_0187    DSC_0203    DSC_0215

Salimos por un lateral y caímos en otro parque donde todo el mundo estaba preparando su picnic o reservando su espacio para celebrar la fiesta del cerezo. No fuimos menos, muertos de envidia de verles, nos compramos un calamar entero a la plancha que vendían en los puestecillos y una cervecita y nos sentamos bajo un cerezo. Nos supo a gloria!  Con las fuerzas recuperadas nos fuimos en busca del siguiente templo que ya habíamos visto desde lo alto ya que tiene budha gigante al lado. No entramos ni en el Budha ni en el templo (Kodai-ji), pero ver lo de alrededor merece mucho la pena. El barrio volvía a ser encantador. Callejueleamos entre geishas, turistas, japoneses tradicionales y fuimos a caer en un templito pequeñito con su pagoda, no tan pequeña. Nos gustó que este templo tenía miles de peluches de colores distintos colgados del tejado y todos con su mensajito. Justo al irnos entraban unas geishas para su sesión de fotos, no perdimos oportunidad de tirar alguna también! Dejamos para el último el más conocido de todos, Kiyomitzu-dera. La callecita de acceso, repleta de tiendecitas, casa de te y tiendas de dulces (estas estan por todas partes, son super golosos aquí) estaba a rebosar de turistas, el 90% japoneses. Lo primero que hicimos al entrar fue meternos en la boca del lobo! Era un pasillo tan oscuro que no se veía al de enfrente, jamás habíamos estado en un sitio tan negro, parecía que jugábamos a las tinieblas. Tenías que sujetarte a la barandilla de la mano izquierda para  no perderte y que te guiase hasta lo que parecía el fin del mundo! Os diremos que daba bastante respeto por no decir cague. Y de pronto….una roca que giraba y representaba el ombligo de budha con un pequeño agujerito que daba una pequeña luz tenue para iluminarlo! Increible! Después pasemos por el templo, pusimos nuestro deseillo y recorrimos los jardines entre la nube de japoneses!       

Cafelillo a la salida y vuelta a dejar las bicis. Que penita nos daba, ya eran parte de nosotros! Antes paramos en una tienda de productos importados para hacernos una cenita en nuestra habita japo….CHORIZO, QUESITOS, ACEITUNAS, PATATAS Y VINITO  con una buena baguete! Ciao ciao Kyoto, volveremos porque nos ha flipado!

       DSC_0220    DSC_0226     DSC_0245     DSC_0253     

Segundo dia en Kyoto

Hoy por primera vez en tres meses nos ha llovido. Las pilas se han venido abajo con lo que el día no ha sido muy turístico, dejaremos los templos para mañana. Paseillo por una zona de tiendecitas cubiertas guays y comida en nuestro sitio preferido, El Independant. Graciosísimo el ver una pata de jamón serrano en la barra al más puro estilo español e indagando en la carta “Chorizo”. A ver si mañana lo probamos con un vinito! Lo que si heos tenido hoy ha sido una siesta española! Ya recuperados hemos salido a dar una vueltecita por el centro y sin saberlo nos hemos metido en una procesión de Geishas autenticas! HA sido increible verles pasar por la calle mientras miles de japoneses las miraban asombrados y les freían a fotos. Todo muy místico, ellas muy  muy serias, acompañadas con unas nilñas tenebres al son una música de flautas…os hemos hecho un video.

Luego hemos paseado por el barrio de Pontocho, donde cada puertecita de madera con su pequeña lamparita roja indica una casa de té o restaurante donde ellas bailan y recitan para los hombres ricos mientras cenan. También había algunas callejuelas con sex-shops y puticlubs. Todavía no entendemos como en una sociedad tan educada hay tanta guarreria, será por el machismo?….Las callejuelas estrechas nos han dejado cerca del local de los cócteles, asi que también hemos repetido allí, esta vez con cena.

DSC_0126 IMGP0320 IMGP0326 DSC_0130 DSC_0134 DSC_0132 DSC_0135 DSC_0136 DSC_0142 DSC_0139 DSC_0140 DSC_0147 DSC_0148 DSC_0155 DSC_0153 DSC_0158 DSC_0157 DSC_0159 DSC_0163 DSC_0167