Archivo de la categoría ‘China’

Hangzhou

Hangzhou es la ciudad más bonita de China según Marco Polo y muchos artistas y pintores de su época. Se conoce por su gran lago en el centro de la ciudad que se llama Lago del Este. Es el lago más famoso de China y hasta los emperadores se lo copiaron en el palacio de Verano de Beijing para poder disfrutarlo. No nos extraña nada, si pudiéramos lo haríamos igual ya que el lago y sus alrededores eran preciosos, mucho parque, pagoda, terracitas y bien iluminado conociendo las horteradas que se dan en este país.

DSC_0569_2

La primera tarde paseamos y comimos al lado del lago mientras se ponía el sol. Ese día toco Pizza Hut, el hambre nos pudo y no queríamos comida china. Eso sí, nos tocó una camarera muy cortita pero muy cachonda. Andaba con pasos chiquititos y no paraba de confundirse al traernos vasos de agua, calientes, en taza, lo que fuese menos mineral y con hielos. El resto de la tarde la dedicamos a pasear hasta llegar al Barrio Antiguo. De camino pasamos por un mercadillo nocturno, fue cachondo, eran todos jóvenes popis chinos como los londinenses de los años 60. EL casco viejo stá totalmente reconstruido ya que se destrozó en la guerra pero aún así sigue estando decorado con gusto y encanto. Ahí vimos un Budha Feliz dorado enorme con millones de minni monjes jóvenes que trepaban por encima suyo. Paseamos las tiendecillas y puestecitos, había una calle de Nepal que nos trajo muchos buenos recuerdos. Llevamos tantos días sin poder actualizar el blog y a un ritmo de locura que ni nos acordamos del resto de la noche, no sabemos ni si cenamos, y si lo hicimos, se queda sin contar.

Al día siguiente tuvimos el paseillo que no puede faltar en el lago, lo malo, mucha neblina con lo que las orillas no se veían con claridad. Era curioso, rascacielos por un lado, parque por otro, pagodas y en el centro varias islitas que nos recordaron a la antigua china. Después disfrutamos cantidad con un paseo genial por el parque de las carpas de camino al Parque de la Cueva del Dragón amarillo. Aquí los parques están perfectamente cuidados, tienen miles de piedras, los cerezos estaban en flor….aún así, a veces parececn bocas de metro con la cantidad de chinos que hay paseando por ellos. ¡Vimos un pavo real blanco que no habíamos visto nunca!

DSC_0600 DSC_0620

En el parque de la cueva del dragón amarillo hay miles de buhdas tallados en las rocas que te acompañan durante todo el paseo en la subida hacia el templo del Alma Escondida. El paseo no puede ser más bonito, además de los budhas hay un riachuelo, cientos de poesías talladas en la roca, cascaditas, una cueva gigante y tanto verde y flores que se te olvida que estás en el centro de una ciudad tan grande. Todas las ciudades, pese a que sean súper desconocidas para cualquiera de nosotros, cuentan con 6, 10, 12 o 15 millones de habitantes. Con el paseo y el lago esta ciudad ya nos había convencido más que cualquier otra de China que hubiésemos visto. Al final del paseo llegamos a un templo taoista donde nos explicaron el Chi que dice que la energía no se destruye, solo se transforma, el Jing y el Jiang que hace referencia al equilibrio y algunos otros básicos del Taoismo. Es un templo muy frecuentado y había miles de fieles rezando en todas las esquinas. En una de las salas había 500 estatuas de algunos sabios y nos lo pasamos bien comparándonos y encontrando parecidos (las orejas de unos, las panzas de otros, las arrugas de un tercer sabio…) para luego volver a bajar por el parque con algo más de tiempo.  No os creáis que solo comemos en pizza hut, las comidas organizadas entre medio de las visitas no pueden ser más chinas que incluyen el pato redondo giratorio en el centro, el arroz y los 2 o 3 platos que no tenemos ni idea de lo que son. Las cosas con color verde fosforito siempre se quedan sin tocar.

Por la tarde fuimos a la enésima pagoda, la de Las 6 Armonías, construida para controlar las mareas del río y el macareo que forman las mareas al entrar en el mar, creían que se trataba de algún demonio. Como siempre nos subimos los 7 pisos para ver las vistas y al bajar pensamos que no subiríamos a ninguna otra…las vistas no eran especiales y la pagoda por dentro más bien fea. Eso sí, nos lo pasamos genial por los jardines haciendo el chorra y salieron fotos cachondas! Pinchad en esta foto que es la portada del album.

China: Hanghzou

Tras negarnos todos a la visita al museo del té, nos dejaron en el hotel y cada uno siguió por su cuenta! Nosotros fuimos directos a por un café de Starbucks y bollitos de la panadería de al lado para comérnoslo en una repisita del paseo en frente del lago.  No se si pareceríamos gitanos o que, pero a todos nos supo a Gloria! Más paseo, visita a Carrefour donde por fin encontramos cola cao de verdad (eso sí, tiene un poco regustillo chino) y alguna comprita más guay que siempre cae con una visita de los padres, jajaja. En busca de un restaurante guay vimos a cientos de chinitas en mitad de una plaza haciendo un aerobic/baile. Es curioso la cultura de calle que hay y la cantidad de gente que se apunta a este tipo de cosas. AL ver el alboroto de lejos Pili creía que se trataba del botellón de la entrada del garito, jajajaja! Ese día encontramos un sitio guay del paraguay para cenar. En mitad del parque a la orilla del lago un italiano de rechupete. Esa zona también era muy agradable para pasear aunque al salir ya matados nos volvimos al hotel.

Guilin y Yanshuo

Guilin ha sido nuestra próxima parada. Es una ciudad a los alrededores de las típicas montañas chinas de muchos picos (farayones caústicos de la misma formación que la bahía de Halon) que aparecen en muchas de las imágenes o dibujos del país. Esta incluso en los billetes de 20Y. Nada más llegar visitamos una cueva Flauta de Caña de estalactitas y estalagmitas, nada que contar ya que es como cualquier cueva del estilo pero con iluminación China hortera.

DSC_0538

Guilin es otra ciudad moderna con 4 lagos y las montañas bordeándola. Para conocerla y tener una imagen de la ciudad, nos dimos un paseo en barco de noche. ¿Os acordáis de la atracción de Small World en Disney World? Pues es igual! Es todo un escenario adaptado al turismo con luces de colores y espectáculos que se encienden cuando pasa por al lado un barco de turistas. También tienen réplicas en miniatura de muchos puentes famosos del mundo con la escusa de que los chinos no pueden viajar y así al menos lo ven; esto hacía más extraño aún el escenario. Primero nos pararon en la caza de cormoranes para verles como pescan, se meten unos peces gigantes en el gaznate, luego varios puentes y más paisaje iluminado y al final, 2 escenarios de cara al lago, uno con bailes y otro con ópera china, se apagaron cuando nos fuimos. Pese a que parezca disneyland, el paisaje es muy bonito y tiene 3 pagodas con más de 800 años de historia con auténtico sabor chino. De día y sin tanta iluminación quiscth el lago es más bonito y vivido. Por la mañana usan las orillas para hacer Taichi o Gimnasia, por la tarde para jugar a las cartas o algún juego chino e incluso hay una islita para los enamorados que no tienen para ir al cine que puedan pasear. Cuando lo ves desde el barco parecen extras del escenario puestos ahí adrede. Paseillo por las callejuelas luego, cenita y vuelta al hotel.

Al día siguiente salimos en barco hacia Yangshou. Teníamos muchas ganas ya que nos habían dicho que era de los lugares más espectaculares y auténticos de China. El paseo hasta allí genial ya que pasábamos por las montañas caúsitacas y resulta increíble. Nos dio rabia, nos     quedamos sin batería en la cámara y no conseguimos la foto de las montañas que queríamos. Pasamos por enfrente del paisaje del billete de 20Y! Eran 4 horas de trayecto y echamos de menos unas sillitas en la cubierta para disfrutar del paisaje con una cervecita al sol. Comimos abordo y luego desembarcamos en Yangshou. Nos recordó a Pohkara o Pushkar un poco. Con muchas callejuelas con mercaditos además de un paisaje sorprendente. Pese a ello, vuelve a ser demasiado turístico, en vez de miles de chinos había miles de occidentales por las calles. Eso sí, nos quedamos con ganas de más, no queríamos irnos a la hora que tocaba.

Nos las prometíamos felices después de la India y la verdad es que no todo fuera de ese país es el paraiso en cuanto a comida. Preferimos los chinos españolizados a los auténticos. Para cenar nos fuimos a un restaurante local. Para pedir ya fue complicado, nadie habla inglés y nos tuvo que ayudar un chinito que estaba sentado al lado. Cuando ya habíamos pedido no teníamos ni idea de lo que nos iban a traer. Luego resultó ser aceite con pescado,  amago de gambas gabardina con cáscara, mole de berenjenas y cuello de cerdo….todos hambrientos atacamos la pastelería que estaba al lado. Lo único chino que esta bueno es la cerveza por ahora y unos pinhitos de pulpo que probamos por la calle. Mañana prometemos foto del desayuno.

China: Guilin y Yanshuo

DSC_0538 DSC_0553 IMGP0212 IMGP0216 DSC_0563 IMGP0217 IMGP0223 IMGP0224 DSC_0561 IMGP0225 IMGP0215 DSC_0558 IMGP0232 IMGP0230 IMGP0233 IMGP0235 IMGP0238 IMGP0239 IMGP0243

Xian

Llegamos a Xian donde nos esperaban 8000 guerreros de 2000 años de antiguedad. Ibamos a la segunda ciudad con mas turistas de China…y eso se nota en que tambien nos esperaban 8000 vendedores ambulantes, que no te dejan ni a sol ni sombra, te asedian con pequeñas figuritas en cajitas y empiezan el regateo aunque no estes interesado, haciendo imposible oir las pocas explicaciones que te da el guia ( el de Xian es más bien cortito).  Ya dentro de los soldados de terracota nos solto la primera retaila de informacion y entramos en la primera sala. Nos lo imaginabamos todo mas grande. Entendemos que a casi todo el mundo le entusiasme la historia de estas figuras enterradas junto con el primer emperador de china, pero nos dio la sensacion de que le faltaba algo! quizas poder acercarte, quizas sea la nave en la que estan metidas, o el frio que hace dentro…pero luego entiendes como las tienen porque la conservacion es dificil, y ya han perdido todo el color. Todo el mundo sale encantado porque pensar que todas las caras son distintas el detalle que tiene en el pelo, las ropas y ver a los caballos de terracota como un gran ejercito te hace meterte en la historia de lleno. Luego te dejan ver alguna sala mas pequeña, algunos soldados de cerca y unos carros de bronce mas pequeñitos pero te quedas con la misma sensacion de estreno de pelicula que luego no te convence. Esperabamos mas, esperabamos que estuviese al aire libre y poder corretear entre ellos para ver la altura y poder apreciar las filas y filas de soldados y sentirte uno de ellos.

DSC_0433

Dejamos los guerreros para irnos a una fabrica de terracotas que nos impuso el guia. Nos decia que eran de mucha mejor calidad pero claro mucho mas caras, el sólo se interesa por su comisión. Se dió con un canto en los dientes al ver que saliamos todos con las manos vacias y tan contentos con nuestras figuritas  de amla calidad que eran exactamnete iguales a a las otras. De vualta a la cuidad para ver la Pagoda de la Oca Salvage. Es una pagoda budista donde todavia viven los monjes y rezan sus oraciones fundado por un chino que estuvo de backpacker por la india como nosotros y trajo consigo las cenizas de Budha y libros! Lo mas divertido fue comprarnos una cometa y volarla entre los chavales en la plaza que había justo delante. Helñen es bastante paquete y a Fer se le da mas menos…Carlos se quedo con las ganas. Una anecdorta curiosa es que aqui los bebes no usan dodotis, sino que tienen una raja en el pantalos que les dea todo el culete al aire. Cuando tienen ganas, para afuera, pero se deben congelar!

De ahi nos fuimos a la muralla antigua de la cuidad donde ellos pasean y dan vueltas en bicicleta. Por la noche es mas bonita porque la tienen iluminada con los tipicos faroilillos rojos. De ahi al centro, atravesando el Bell Tower y la torre del tambor hasta llegar al barrio musulman. Por primera vez aqui ya descubrimos CHINA, o lo que nosotros esperabamos de ella. Somos un poco capullos al esperar ver una sociedad y cultura aun por avanzar y ver que esto es super moderno. En lugar de alegrarnos por ellos, nos quejamos por no ver a los Fumanchus por la calle. El barrio musulman estaba lleno de Rickshaws, carritos, puestecuillos de comida en la calle, tiendecillas cutres, bicis, carritos y mucho alboroto. Aqui es donde Pili comenzo su carga de pinceles chinos que desde entondes ha sido non-stop. Nos peleamos para pillar un taxi y que nos dejasen ir cinco para volver rapido y corriendo a la pagoda a ver el espectaculo de fuentes, luces y musica. Fue bastantre guapo y nos encanto mojarnos entre las fuentes que subian, bajaban, salpicaban y hasta hacian la ola.

Moliduitos y empados, volvimos al hotel a cenar y descansar 

DSC_0414 DSC_0433 DSC_0427 DSC_0428 DSC_0416 DSC_0421 DSC_0415 DSC_0430 Rocio la guerrera Fer Xin Xian Puerta al ataque DSC_0441 DSC_0443 DSC_0454 DSC_0452 DSC_0450 DSC_0451 DSC_0456 DSC_0453 DSC_0449 DSC_0447 DSC_0458 DSC_0464 DSC_0468 DSC_0466 DSC_0469 DSC_0472 DSC_0471 DSC_0474 DSC_0477 DSC_0473 DSC_0475 DSC_0470 DSC_0481 Barrio Musumán como te gusta la comida de este país! Disfrutarás! Pinceles chinos DSC_0485 DSC_0487 DSC_0483 DSC_0491 DSC_0493 DSC_0495 DSC_0501 DSC_0503 DSC_0512 DSC_0511

Beijing…Primera visita Family Helen!

Esa mañana me comían los nervios al despertarme, íbamos caminito a ver a mis padres y yo no podía esperar más…Qué gustito recibir por fín una visitilla! Y encima qué visita, desde que salimos de España llevaba esperándola! Cristina y Manolo, a ver si os animáis, sería genial que la siguiente sea vuestra, además, sabemos os estáis muriendo de envidia, jajajaja! Esperamos se os pongan los dientes largos y os pongáis manos a la obra con los billetoncios!

Nada más aterrizar a Beijing nos recogieron y nos llevaron directos a la Muralla China donde estaba mi family! Nos ilusionó ver la Muralla por la ventanilla del coche pero solo queríamos llegar donde estaban ellos y verles de una vez! Nada más verlos pasamos del conductor y el chico que había venido a buscarnos y corrimos hacia ellos. Hacía mucho que no recibía un buen achuchón de mi mami, jajajaja! Nos importo tres pimientos la comida, solo queríamos reírnos, charlar y contarnos todo! Pinchad en esta foto que es la portada del album.

China: Pekin

Al salir el guía nos llevó a una excursión de una tumbas a la que tampoco hicimos mucho caso pero lo pasamos genial. Acostumbrados a ir a nuestras anchas es raro tener todo organizado y planificado. Nos contaron que no les dejaban en paz ni un segundo y ahora nosotros damos fé de ello! Eso sí, el grupo es muy majete y da mucho gusto estar 15 días solo disfrutando sin nada que organizar! Corriendo y deprisa a un súper centro comercial de falsificaciones chino, ya estamos los 2 equipados para el frío! El regateo de Fer para conseguir su nueva chaqueta debió ser de lo más entretenido, los puestos de al lado mirando y Carlos estuvo varias veces a punto de sacar el monedero para pagar la diferencia. AL final, conseguido, ahora solo esperamos que resisita al agua! Qué otra cosa podíamos cenar que lo más típico de Beijing, Pato laqueado y 20 platos más que no sabemos lo que eran. Hubo de todo, algunos encantados, otros deseando que sacasen algo occidental. Llegamos al hotel destrozaditos después del día…nervios, madrugón, visitas, compras y el marujeo pudieron con nosotros y caímos como bebés. Además, al día siguiente volvíamos a madrugar.

Después del gran desayuno, sorry, llevamos 2 días sin foto, no queríamos enseñar nuestros excesos, tuvimos tiempo libre y nos fuimos los 5 a visitar el casco antiguo de Pekin. Una zona muy bonita cerca a los alrededores del lago Behai, pena que era por la mañana y estaba todo cerrado, nosotros volveremos y os contaremos todo sobre la zona. A media mañana, ya con el grupo, salimos hacia el Templo del cielo, era precioso, pero tuvimos una buena pelotera con el guía ya que solo nos enseñaba la parte que el consideraba oportuna. Después de la visita todos fueron a otro mercado y nosotros decidimos escaparnos del grupo y volver a visitar la parte que nos faltaba. El centro del mundo, queríamos subirnos encima, y la pared del eco. La verdad es que mereció la pena. Es precioso ver la simetría china, y como vas avanzando en línea recta desde lo menos a lo más importante. Comidita y salida hacia Xian.

                            Centro del mundo

Llegamos tarde por la noche con lo que ya no había mucho que hacer. Decidimos ir al centro a cenar algo pero ya habían cerrado todo. Después de mucho pensar, amago de Mc Donalds o Kentucky (antojo de Carlos), volvimos al hotel a ver si había suerte. También nos tentó el abrir el jamón, Pili no se atrevió por el que dirán de Manolo y Cristina “se han comido los cara dura el jamón de mi niño” pensaba. AL final, y viendo que éramos 5 nos abrieron el restaurante del hotel. Queríamos llorar, uno con una hamburguesa increíble y otra con un solomillo de ternera de verdad, que rico! Nos fuimos a la camita con la tripilla llena como manda cuando están los padres cerca! Mañana seguiremos con las aventuras de los guerreros de terracota de la famosa Xi’an!