Adiós Mexico lindo

Nos disponíamos a pasar dos días más en el DF y nos daba una pena terrible porque se acababa todo. Nos fuimos a comer con Modesto y su familia porque era su cumpleaños. Nos había invitado a comer en un restaurante español pero nos tiramos a por los “chiles ennogada”, un plato con los colores de la bandera de México y que mezcla salado y dulce! Sublime! Como no, una maravilla volver a comer con ellos y saludar a toda la familia de Modesto! Un 10!

 

Volvimos a encontrarnos con nuestros compañeros de viaje y nos fuimos a otra experiencia totalmente chicana, la LUCHA!!! José se puso enfermo y, aunque habría hecho muy bien el papel, fue baja…No se puede describir bien la experiencia de estar en ese teatro para el pueblo de México.  Van apareciendo los luchadores con música de fondo y cada uno representa su espectáculo mientras el público le jalea o abuchea. Los mejores son Máximo, el homosexual, otro es un guaperas, el rudo motorista e incluso uno con aspecto de vivir en un basurero! Los rudos son los más sucios y no respetan ni reglas ni a los árbitros mientras que los técnicos son equilibristas que limpiamente vuelan por encima del ring para derrotar a su adversario! La experiencia estuvo muy graciosa y el publico lo da todo! No pudimos ver al Místico, número uno del ring en estos momentos pero nos llevamos su máscara. Ahí se acabó el día que al día siguiente madrugábamos.

Photo0112

 

Las últimas ruinas de México eran las de Teotihuacan. Una cuidad tan grande como para albergar hasta 125.000 ciudadanos en el siglo quinto y con la tercera pirámide más grande del mundo, la pirámide del Sol. José casi echa la papilla para subir hasta arriba y es que la falta de aire a más de 2.000 metros se nota mucho! La pirámide de la luna, más esbelta y un poco más pequeña tampoco se nos resistió! Portada del album.

Mexico: Teotihuacan y la lucha

 

Por último, disfrutamos de unos últimos paseos por los barrios de San Ángel y su mercado del sábado con María y su familia, una ultima cena a base de tacos y unos buenas micheladas en Condesa y  para despedir a Arnaud, una comida en Polanco para recuperar fuerzas que tocaba viajar. Ciao Ciao, te llevareos en el corazón México lindo!

2 Comentarios sobre “Adiós Mexico lindo”

  1. Lola dice:

    chicos! ay que morriña me entra viendo estas fotos! maría y yo cuando hicimos cumbre en la pirámide del sol invocamos al dios de la lluvia y nos cayó el diluvio universal! creo que bajé las escaleras en 1 minuto!!

    coged fuerzas para el resto del viaje, os esperaremos en madrid con raclette!

    besicos.

  2. Fer dice:

    Hey Lola! Nosotros alli lo unico que intentamos era que no se nos muriera Jose! jejejejejej

Comentar