Archivo de agosto, 2009

Así es la west coast baby

Desde que salimos de Los Ángeles una nube negra y que tapaba todo todo el sol fue nuestro perrito faldero. No la perdíamos ni a sol ni a sombra, donde íbamos venía trayendo consigo el fresco. Rocío y Paco aún confiaban que en Santa Bárbara haría bueno para darse un bañito y se cogieron hotelillo en primera línea, pobres ingenuos, aun creen que California significa sol y playa, jjajajaja! Esa noche cenamos en el puerto en un sitio repletito repletito y con una pinta estupenda. Da lo mismo, América es América y el cocinar, comer bien o tener alimentos frescos y sabrosos no es lo suyo. Pedimos la pesca del día y aún así era insípido de narices. Disfrutamos una cervecita en un garito guay de la mítica peli surfista “En busca de la ola perfecta”. Paco casi se compra la tienda entera del bar, no se si lo hemos dicho, pero Mara, tendrás que saber que el ansía consumista de Paco en estados unidos está creciendo de forma preocupante, jajajaja!

Fuimos a por ellos por la mañana siguiente a dar un paseo por la ciudad. Básicamente es una calle principal con más bares y tiendas. Ellos dieron un paseo por las tiendecillas mientras nosotros sentaditos en un banco estudiábamos el libro de instrucciones de la pedazo cámara que me toco en la caja de mi santo! Visitamos luego la Misión de Santa Bárbara y viendo que salía el solete hicimos un intento fallido de playa. Por la tarde condujimos en busca de un nuevo destino. Pasamos por Morro Bay que es un pueblin con una bonita bahía que tiene un peñote en el medio. Fer insistió en ir a Cambria que según la guía era un pueblo de artistas y al llegar allí solo eran 2 calles iluminadas, con casitas de cuento pero todo cerrado. Eso si, no entendimos muy bien lo de los artistas ya que ni los olimos. Acabamos en un sitio bastante peor, un pueblo que solo tiene una calle con moteles, bares de borrachos y puticlubs! Nuestro motel 6 no estaba nada mal para pasar la noche y encima el restaurante seguía abierto cuando llegamos. La primera es la portada.

USA: Santa Bárbara, Big Sur y Carmel  Misión Santa Bárbara

Al día siguiente nuestra primera parada fueron los leones marinos, perezosos todos en la playa tumbados y los más pequeños alborotados jugando. El espacio vital para ellos no existe, todos amontonados encima de los otros y siempre molestando el sueño del de al lado. Alguno se acaba alejando en busca de paz. Es guay verles con las aletas tirarse arena por encima para cubrirse y creemos entrar en calor. De camino a San Francisco recorrimos el Big Sur, una carretera que nos recordó bastante a la great Ocean Road de Melbourne. Bordeando la costa y con mucha vegetación. Tenía una playa bonita con una cascada que está cerrada ya que los antiguos dueños la donaron a California con la condición de que nadie la usase, solo se pudiese ver desde arriba para no estropearla. Ellos ya se habían saciado de playa  y al resto de mortales que les den, jajajaja. La playa de Julia Pfeifer era preciosa, con dunas, un mini lago, bosque, arena blanca y rocas con cuevas. Rocio y Elena se llenaron hasta las braguitas de arena rodando hacia abajo por las dunas.

     Catarata de California  a rodarrrrrrrrr

Parada obligada en la Playa de Carmell, pasado el Big Sur. Otra bonita playa con un pueblin de lujo con casitas preciosas de madera. Es también un poco de cuento con los escaparates y tiendas como de casita de muñecas. En la playa vimos delfines. Ya de camino a San Francisco paramos en Santa Cruz, un pueblo universitario que tenía pinta de tener mucha vida  y también mucha gente rara. Aquí empezamos a pasar del lujo, la apariencia o el glamour del Sur de California a encontrarnos con la contracultura del Norte. Un rockero del sur es rockero solo de fachada, por moda por así decirlo; en el norte son rockeros por creencia, capaces de masticar cristal a lo Keith Richards. Eso da lugar también a mucho mucho indigente que ya os contaremos más adelante. Esa misma noche llegamos nerviosos y muertos de ganas a la ciudad del Golden Gate.

Desde San Diego hasta LA

Fueron muchas horas por carretera de desierto, pena que ninguna fuera la típica de las pelis de un carril y cactus en los lados, hasta llegar a la costa de San Diego. Esa carretera siempre está atascada y es que se nota la cantidad de americanos que hay y lo gigantes que son sus coches ocupando toda la autopista. Rocío y Paco están aprendiendo las malas costumbres de llegar a un sitio ya de noche, en temporada altísima y tener que encontrar un sitin donde poner el huevo. Pese a costarnos un poquillo, tuvimos suerte y encontramos uno a orillas del mar. Paco solo quería meterse en el agua, estaba nerviosismo, llevaba ya 3 o 4 días en California y aún no había catado el pacífico. Y sí, aunque parezca mentira, California no se conoce por el calor ni por los largos baños en aguas cálidas….hace un frío de pe___  y el agüita se nota que es océano.

Por las mañanas siempre está el cielo cubierto y dudas que vaya a ser un día de playa. Al final, siempre despeja, y es que las ganas que tienen estos 2 de ponerse el bañador en sus vacaciones de verano aterrorizan hasta las nubes y acaban dejando salir el sol. Bañitos, palas, partido de Voley Playa en el que casi ganamos pero no y disfrutando de la playa. Intentamos comer en una playa cercana que nos recordó mucho a Australia con el césped, los barecillos el lago y el mar. Lo malo, esto está a rebosar y por muchas vueltas que dábamos no encontrábamos ni un sitio donde tirar el coche. Segundo intento, la Jolla, que no sabíamos si era playa, urbanización privada o qué. Las aguas cristalinas y la arena blanca a la que accedías tras bajar unas rocas nos hicieron retrasar la comida. Que gozada de playa, de olas y de tiempo. Tuvimos suerte hasta con la comida, ensaladitas ricas al sol y fuera esas hamburguesas que acaban destrozando nuestro estomago. El pueblín estaba bien, con tiendecillas, barecillos y demás que recorrimos antes de volver a ponernos en ruta. Ah, y se nos olvidaba, vimos focas!!!!! Hay una playita en la que no te puedes bañar donde están todas las focas en migración! Por el día chapoteando y por la tarde todas tiradas secándose al sol, fue genial y es que aquí también tienen naturaleza! Esa misma tarde llegamos a Orange County seguidos por Rociete que es seguidora de la serie OC. La primera parada dentro del condado fue el pueblo de Laguna Beach. Es un pueblo pijito, con sus tiendecitas y sus barecillos mirando al mar, familias perfectas de vacaciones, coches bonitos, señoras operadas y algo de surf, más que por las olas, por las tiendecitas que hay por las callecitas. La verdad, nos comentaron la serie y que es clavado… En sus playas de agua cristalina gozamos con nuestro último baño en California revolcándonos con las olas. Portada!

USA: desde San Diego hasta L.A

No dejamos pasar Huntington, a la que fuimos para cenar, ni New Port al día siguiente, un playote de kilómetros y kilómetros con casitas pegaditas a la arena. Como el tiempo en esa playa descubierta no acompañaba seguimos ruta hasta llegar a Los Ángeles. Nos faltaba la parte costera de Venice y Malibú. Paco cambió su frase de “Pero como me mola” por la de “puede ser más cutre y macarra, son todos bichos raros”. Razón no le falta, el paseo de Venice es donde se juntan el 50% de los homeless de LA, las bandas, los hippies, punks y los horteras. Hay una zona llamada Muscle Beach con un gimnasio público donde supuestamente se ponen los musculitos en tanga a lucir sus cuerpos, de hecho aquí se descubrió a su gobernador Arnold. Grupos bailando break dance en la calle, canchas de baloncesto repletas, patinadores y bicis hacían de la playa un sitio muy estates pese a su poco encanto. Malibú nos decepcionó, apenas tiene acceso a la playa protegida por casitas colgando al océano que disfrutan de su playita privada. El agua tiene alerta de bacteria y encima el sol casi nunca brilla en la zona.

Ocean Beach amago de socorrista P1000665 Playa de la Joya Focas en la Joya DSC_2083 DSC_2085 DSC_2087 DSC_2086 Que tielno DSC_2095 La Jolla BLV DSC_2102 Que bañito tan rico DSC_2105 DSC_2116 Manzanas Golosas Laguna Beach DSC_2124 DSC_2130 Paseo Venice beach Muscle Beach Venice Street Basket DSC_2142 Malibu DSC_2146

De Santo en Santo

De vuelta de Vegas tenemos planeado visitar toda la costa desde la frontera con Mejico hasta la cuidad del Golden Gate. Hace ya mucho tiempo llegaron al oeste americano los misioneros y se establecieron en pequeños pueblines que ahora son tan conocidos como San Diego, Santa Barbara, San Jose, San Luis y San Fracisco, pero ninguno tan importante como Santa Elena. Una ciudad perfecta donde no existe nada más que la alegría, la paz y el amor. Felicidades a todas y en especial a mi angel de la guarda, hehehehe!

Santa Elena

¡Viva Las Vegas!

Al final no alquilamos el coche rosa que buscabamos  pero habría sido lo suyo para entrar en Vegas a lo grande y más cuando vimos la entrada del Hotel Casino del Hard Rock! Una cosa espectacular, con miles de rockeros, jugadores, luces, música a todo volúmen y una noche por delante. Nos fuimos a la ruleta a probar suerte y aunque nos jugamos sólo 20 dólares, estuvimos dando guerra unas 3 horas mientras nos servian mas y mas cervezas y copas! Derrotados pero con una sonrisa en la cara nos zampamos unas fajitas dentro del hotel. Nos encantó esar en una cuidad así, donde sabes que puedes hacer lo que quieras y todas las locuras se pueden hacer realidad! Al día siguiente disfrutamos de la mejor piscina de todas Las Vegas en nuestro hotel. Con playa de arena, cabañitas y música rock  a todo trapo, los musculitos y las tias explosivas parecen salidas del algún videoclip.

DSC_2051

Lo mas grande del día estaba aún por venir, cuando nos enteramos de que en la cuidad estaba nada mas y nada menos que el gran Tom Jones. Decidimos movernos al MGM Grand, donde actuaba, poder disfrutar de otro casino y estar más cerca del strip enfundados en nuestro disfraz especial para la ocasión. No hay que decir que bailamos todas las canciones mientras en nuestra pequeña mesita del teatro descansabamos en las baladas más lentas! Pensar que estas a 10 metros escasos de esta estrella y con poca gente alrededor, donde han cantado desde Frank Sinatra hasta Julio iglesias no deja de sorprenderte. Es un espectáculo bestial y aunque el pelo le pinta blanco albino el tio lo da todo! Las mujeres se le insinuan desde la primera fila tirandole peluches y cuando parece que va a acabar, vuelve a salir otra media hora más cantando Its not unusual o You can leave your hat on.Esta es la portada!

 

USA: Las Vegas

Luego nos dimos el paseo por el strip, donde las luces, los hoteles y casinos son los reyes. No hay mas que decir que es la cuidad de los excesos, una torre eiffel, todo venecia, una piramide y su esfingue o las fuentes del Belagio te hacen sentir en un papel en el nunca habrías pensado y es que Vegas mola mucho más en la realidad que en las películas!

L.A. con otra rubia y su novio cantante

El lunes recibimos a Rocio y Paco en el aropuerto con las ganas de quien espera a Papa Noel o los Reyes Magos! Helen estaba nerviosisima de ver a su hermana, y aunque se hicieron esperar, estuvimos mas de tres horas en el aeropuerto, cuando salieron por la puerta ver caras conocidas fue genial. Mil cosas que contarnos y ponernos al día. Esa noche nos fuimos a cenar de nuevo a Malibú, y Paco ya no paraba de decir “Pero como me mola!” y es que desde los coches, las calles o la gente, hasta los moteles de la zona y Santa Monica son autentiquisimos. Repetimos en Moonshadows, pero en la terracita. A la mañana siguiente y ellos recuperados del Jet Lag, les recogimos prontito para empezar el día en el Getty Center, un museo enorme situdo en las colinas de los Angeles. No es muy especial asi que hicimos camino a Hollywood y al paseo de las estrellas. Dentro de lo turistico del sitio, nos encantó saborear el puro sabor yanki. Cada uno buscamos alguna estrella con la que hacernos una foto y nos quitamos el hambre con un perrito caliente. Sin parar de reirnos y de señalar freaks durante toda la mañana pensabamos que Los Angeles no está tan mal como lo pintan siempre…esta es a portada “They’ve arrived!”

USA: Los Angeles

Paco venía de España con una pequeña parada en mente en el Guitar Center de los Angeles. Una de las tiendas de guitarras más grandes y mejores en la meca de la música, ¡eso se merece una parada! Pena que no tenian la guitarra que buscaba porque era por encargo pero su cara de asombro a cada paso de daba dentro de la tienda no tenía precio.

   DSC_2044  DSC_1978  DSC_1996  DSC_1971  hollywood  DSC_2019  

Condujimos par Mullholland Drive, desde donde se ve la señal de Hollywood y viven algunas de las estrellas como Jack Nicolson, pasamos por Rodeo Drive pero Julia Roberts seguia desaparecida y acabamos en SantaMonica. Aqui al borde de la playa está el muelle tipico americano con noria y montaña rusa incluidas. Cenamos en el restaurante Bubba Gump, ambientado con mil objetos de la película y te pegas un festín a base de gambas preparadas de mil maneras diferentes, hasta en hamburguesa!

                             DSC_2034

A la mañana siguiente nos fuimos a despedir de Pilar en UCLA y ver el barrio. No queremos desvelar mucho, pero en la tienda de segunda mano nos surtimos para nuestra próxima visita, Las Vegas!