Melbourne y Great Ocean Road

Llegamos a Melbourne ya de noche con lo que nos fuimos directitos al hostalillo. Silenciosos para no despertar a ninguno de los 12 inquilinos de la habita nos pusimos los pijamas y a disfrutar de una camita de verdad después de 20 días de furgo. Por la mañana fue una pesadilla, la perdimos entera venga a llamar a todas las autopistas a ver si eran de peaje y si habíamos pasado…un caos, pero no había otra. Los ca… del alquiler no nos habían informado y por cada impago de peaje reciben 50$.

Pese a ser ya tarde cuando al fin salimos del hostal, Melbourne estaba más vivo que nunca. Al contrario que otras ciudades australianas, esta ciudad no es nada tranquila y se respira mucha vida en la calle, las terrazas, los bares y las millones de tiendas que hay. Se dice que Sydney es más americana y Melbourne más Europea. Comimos en un bar del centro, una terraza que daba a una calle principal unos nachos y unas croquetas de rissoto brutales! Para bajar la mole paseamos por las calles y parques hasta llegar al barrio de Fitzroy. Melbourne es muy famosa por sus chocolaterias, están por todos lados, hasta el punto que un chocolate con churros lo disfrutan igual que en España. Ya ves Ramón, al final lo hemos hasta encontrado!

Fitzroy es un barrio lleno de cafés style, tiendas de diseño y segunda mano y bares de noche. Nos gustó  mucho. Las tiendas estaban cerradas pero los escaparates tenían una pinta bestial. Todo el mundo había acabado el día y estaba sentado en algunos de los barecillos. Hicimos lo mismo pero cambiamos cerveza por cafelillo para combatir el frío. La verdad, después de estos días nos hemos resfriado un poco y tenemos las defensas ahí ahí. En el hostalillo de vuelta conocimos a Cote y René, chileno y mezcla entre alemán, español y chileno. Con habla española siempre es más fácil y como que sales de las típicas conversaciones que tienes con otros bacpackers. A los 2 minutos ya estábamos organizando para ir los 4 juntos al día siguiente a visitar The Great Ocean Road.  

DSC_1311  DSC_1308 

Salimos pronto por la mañana para que nos diera tiempo a visitar la zona en un día. The Great Ocean Road como su nombre indica es una carretera paralela al mar que recorre parte de la costa sur australiana. A un lado llevas el mar con sus playas paradisiacas o sus acantilados y peñones y al otro praderas, lagos y bosques de eucalipto. Es muy bonito aunque nos pareció muy similar al norte de España. Lo más famoso son los 12 apóstoles, aunque quedan solo 7, son peñotes de roca que salen del mar de un tamaño inmenso. Lo pasamos genial en el coche los 4 recorriendo la zona, parando a ver los sitios, a picar algo y hablando y riendo mucho. Encontramos tortas de aceite españolas, Fer no pudo resistirse y se compró un paquete entero. Lo que no vimos fue Koalas en libertad, René, Fer y Elena nos fuimos muy tristes, el gañán de Cote que había estado viviendo en Brisbane y había visto ya hasta Ornitorrincos.

El tercer día se lo dedicamos a la ciudad, aunque primero tuvimos que pasar a por unas cosas olvidadas en el coche. Por la mañana nos fuimos los 2 y pasamos por Federation Square donde está el museo de Melbourne y toda la zona centro. Nos encantó una calle llena de Grafitis cedida por el ayuntamiento para pintar. La primera es la portada!

Melbourne y Great Ocean Road  DSC_1321

A las 2 pillamos el tranvía, nos perdimos, que habíamos quedado con René y Cote en San Killda para comer y pasar la tarde. San Kilda es igual que el resto de Melbourne, millones de cafés y tiendecillas pero esta vez con la bahía al lado. Comimos en un restaurante que nos recomendó una japonesa y era orgánico vegetariano, nos quedamos todos lampando. La merienda entonces calló acto seguido en una de las millones de pastelerias de la zona. En la zona también está el Luna park, un parque de atracciones muy famoso por la entrada que es una cara gigante. Intentamos subir a una de las atracciones, una montaña rusa que daba la vuelta al parque y desde la que se veía el mar, lo malo es que justo esa era la única cerrada, nuestro gozo en un pozo. El atardecer lo vimos en el embarcadero, con el skyline de la ciudad en un lado, la bahía en otro y el sol en medio. Supuestamente en ese lugar hay pinguinos que tampoco vimos, creemos que René nos traé mala suerte, jajajaja, antes de estar con el siempre veíamos bichos.

           PLaya San Kilda  DSC_1366  DSC_1379  DSC_1395

René se tuvo que ir esa misma tarde, penita no se quedase a salir. Nosotros 3 nos fuimos a vivir un poco el Melbourne nocturno con otro colega suizo llamado Hayden. Cenita y copeo hasta la hora de salir al aeropuerto, muertitos nos metimos en el avión a mimir hasta Nueva Zelanda. La verdad es que ha sido un gusto pasar estos días con nuestros 2 nuevos amigos, lo hemos pasado genial! A Cote le veremos pronto en Santiago de Chile!

2 Comentarios sobre “Melbourne y Great Ocean Road”

  1. Ramón F dice:

    ¡Lo sabía!, sois unos campeones y sabía que acabariais tomando churros y tortas de Inés Rosales en ¡Australia!. Estoy seguro que los animales del zoo se habrían motivado más con pipas de Tarancón. El mundo se os está haciendo pequeño.
    Llevaba unos días viendo pocos comentarios y quería haceros alguno para que veáis que vuestros seguidores (de texto y fotos) estamos al pie del cañón, esperando cada día nuestra ración de “wewalkers”, pero no quiero repetir lo de la envidia, las buenas fotos y lo que siempre decimos que es …¡verdad!. Una pequeña crítica, por aquello de dar la nota disonante, las fotos cada vez son mejores aunque le echaría un vistazo al flash que, de vez en cuando, asesina al fotografiado.
    Una petición, creo que fácil, ¿podéis hacer de vez en cuando alguna fotillo de placas de calles?. Sin compromiso. Estoy haciendo un dossier para uno de estos médicos que me salvan la vida cada tres meses y…

  2. Fer dice:

    Jajajaja siempre hay algo que sorprenda!!! Genial por la critica de fotos aunque la camara ha muerto……solo dispara cuando quiere….pero gracias por el consejillo!
    Tenemos matrículas para mi mami y carteles de calle para ti, vaya 2 artistas pidiendo trabajo a 3os, jajajajaja!sin problema!
    Un besazo!
    Aun nos quedan tostas, jajaja

Comentar