Ubud, centro de cultura Balinesa

Retiro espiritual, clases de Yoga, artistas bohemios, galerías de arte, museos de arte contemporáneo, espectáculos tradicionales, comida orgánica, ecología, trekkings naturales, Spas y tratamientos de belleza, templos hindúes, campos de arroz y verde, mucho verde.

En las montanas del interior de  la isla, este pequeño pueblito se ha convertido en el estandarte de la cultura balinesa y extranjera. Cuanto mas te acercas mas hueles todo lo que hemos descrito anteriormente, las calles son así, llenas de artesanía, arte, spas etc y todo decorado con un gusto exquisito. Como todo Bali, el turismo no falta y la ciudad se ha diseñado así por y para nosotros. Bueno, nosotros exactamente no, no somos tan verdes como muchos de los Bobo (Bohemian Bourguoise) que andan por la zona. Mucho tipo de pintas hippie con pantalones de lino, coleta, barba de 2 días sentado en un café para tomándose un humus mientras se informa de las nuevas tendencias del yoga y la reflexoterapia en su Mac ultimo modelo. Todo esto empezó en los anos 30 cuando los artistas europeos llegaron a Bali y se quedaron fascinados por su cultura. Muchos de ellos se instalaron por la zona y empezaron a pintar y abrir galerías y museos. Entre ellos un español, Blanco Museum, que no entramos por tener precio del prado y estar un poco perezosos.

       DSC_1197  Cueva del Elefante  DSC_1317  Niña local llevando oraciones en Yeah Pulu

Nosotros, después de patearnos todo el pueblo, encontramos una casita dentro de una casa familiar donde quedarnos. Estaba genial, muy balinesa con la típica puerta recargada y mucho bambú, y un porchecito genial donde desayunábamos lo que la familia decidiese prepararnos para ese día. Para darnos unos buenos rulos por la zona nos alquilamos una motillo y así perdernos entre los alrededores. Como os hemos dicho, no paras de ver templos rodeados de campos. Cada casita tiene dentro su propio templo. Además, el paisaje es de selva tropical, millones de palmeras, riachuelos y lianas. Algunas de las cosas que vimos fue, el Monkey forest, parquecillo con monos en la selva y templo incluido claro esta. Yeah Pulu que es un relieve hindú relatando escenas cotidianas en mitad de unos campos de arroz. También fuimos a la cueva del elefante donde ahora tiene un templo y que fue una cueva ermitaña hindú. Sin olvidar los 500 paseíllos en moto viendo las aldeas y los campos de los alrededores

Nos recordó a nuestras mamis, 2 alocadas bohemias artistas que seguro encajaban genial en este sitio. Jajajaja!  Sería gracioso verlas con sus batines de pintora trabajando en su nuevo cuadro dadaísta o escultura y negociando con los locales su próxima exposición en la galería. Aunque bueno, conociendo a los respectivos, igual se encargan ellos de crear la galería, jajajaja! Por cierto Ramón  (Padrino Helen) y Rafa (Tío Fer) nunca se os ha ocurrido la brillante idea de venir aquí a vender vuestros trabajos? 

Después de 3 días Fer no pudo resistir la tentación de ir a uno de los bailes tradicionales que anuncian por todas partes y que a mi tan poco me gustan. Arrastrada fuimos al súper espectáculo. Sí, esta guay ver los trajes tradicionales y  un rato de baile pero a los 15 minutos nos tirábamos de los pelos! Mola como mueven los ojos exageradamente abiertos y escuchar un ratillo de música. Nos escapamos pronto y nos fuimos a disfrutar de un buen vinito con queso al estilo Bobo con nuestro ordenata y solucionando temillas como el visado a Birmania….es un parto! Esta es la portada!

Bali: Ubud

Mañana ya salimos hacia el sur de Bali para estar cerquita del aeropuerto que nos volvemos a las playas de Tailandia que todavía no las hemos catado. Nos vemos allí!

Comentar