Bagán, la llanura de las mil pagodas

Menuda peripecia para llegar! No estábamos cansados de las comodidades del sudeste asiático para viajar?! Pues toma! La estación de autobuses es un verdadero caos, un poblado solo dedicado al transporte y te haces la picha un lio de adonde ir para pillar tu bus. Apuradillos después de patear por todas partes encontramos el nuestro. Por suerte conseguimos 2 asientos aunque uno era un desplegable de metal en el pasillo. Eran 14 horas de bus con la tele a todo trapo, mil paradas para checkear el pasaporte, olor a Durian asqueroso, la gente mascando y escupiendo tabaco en las bolsas de basura que acaban teniendo medio litro de saliva roja también grimoso y encima clavándonos los metales del sillón central. Llegamos a las 4 de la mañana y por suerte vinieron a por nosotros a modo ¨rescate¨. Caímos como bebés hasta las 11 del día siguiente que desayunamos como marqueses en nuestro porche inquietos por empezar a descubrir Bagán.

DSC_0152

Al principio no sabes por donde empezar…originariamente existieron más de 4000 templos y ahora quedan unos 2000 en esta explanada que fue capital del imperio Bamar en el siglo XI. A principios de siglo y en el momento que Birmania estaba cambiando del hinduismo y budhismo mahayanan al budhismo teraveda un rey de Thaton envió a un monje para convencer al rey de Bagan a convertirse al nuevo budhismo. Este rey pidió al monje un par de escritos sagrados y algunas reliquias como condición. El monje no se fiaba de él y se lo negó. Cabreado, el rey conquisto Thaton llevándose consigo todas las reliquias y escritos. Fue entonces cuando empezó la construcción de Bagan y muchos templos datan de su reinado. Igual que Angkor solo quedan los templos y pagodas de piedra porque los palacios y casas estaban hechos de madera.  

Esta vez nos lo paseamos en bici y con un mapa a nuestro aire. Las carreterillas y pistas de tierra te van descubriendo templos y estupas detrás de palmeras, matorrales, árboles y oasis. Vas tu solo con la vieja bicicleta y no sabes hacia donde mirar. Al ser temporada baja, los templos más pequeños están cerrados y en cada uno de ellos te encuentras a algún local que te abre el candado, te enseña el camino para subir, te explica las figuras y pinturas y luego intenta venderte alguna pintura de arena típica de la zona. Esta es la portada!

Myanmar: Bagan

Nuestra primera impresión al trepar a lo alto y ver todos los templos fue de asombro! Nos quedamos horas mirando desde arriba impresionados con la magnitud del lugar! Templos más grandes, estupas y cúpulas doradas, con aspecto indio, algunos en forma de piramidal, otros pequeñitos y sencillos, todo en una llanura que te deja ver cientos de kilómetros a la redonda y parece nunca acabar! Estar solos fue de lo más especial, temporada baja y ningún turista con quien compartir el momento. Ya en el meollo de Bagan Antiguo, se nos unió un chaval que decidió guiarnos por todo aquello que conocía tan bien. Igual que en Petra, el gobierno de Birmania decidió hace unos años reubicar a toda la gente que vivía por aquí en una nueva cuidad cercana con solo 10 días de preaviso. Este chaval vivía ahí porque su familia trabajaba en el museo arqueológico situado allí. Nos llevo a ver muchos de sus tempos favoritos, a comer y a un templo espectacular a intentar ver la puesta de sol. Carlos, igual tú no podrías llegar arriba de lo estrechita y claustrofóbica que era la escalera.

Pena que lloviese un poco y estuviese nublado. El chaval era súper avispado y sabia todas para ganarse el arroz del día. Además de este, el que mas nos gustó fue el Templo de Ananda (significa, lo mas bonito).

En todo el día hablas con la gente y al decirles que eres español te dicen que el mes que viene, vendrán muchos, saben alguna palabrilla y te intentan vender de todo. Una señora hasta nos invito a su supuesta fiesta de cumpleaños, pero nos avisaron que igual era mentira y que solo quería un regalo. Aquí les encantan lo perfumes y lo pintalabios!!!

Por la noche salimos a cenar y conocimos a una pareja catalana que también andaban en su viaje RTW pero en sentido inverso. Cambiamos impresiones y algunos consejillos sobre lugares que ver. Llevaban 2 años preparando el viaje y 4 meses más de rodaje. Ana y Jordi estaban tristes de que pronto se les acabase lo bueno (www.voltaalmon.com). Antes de que se acabase el día, nos pasamos por un festival de  Hip Hop en Birmano con todo el pueblo amontonado en una sala enorme viendo actuaciones horterillas con gogos, humo, luces y fuego! Algunos disfrutaban de la actuación sentados, otros despendolados bailaban sin camiseta y lo más sorprendente la cantidad de monjes que estaban alli!

Al día siguiente visitamos los últimos tempos que nos quedaban. Esta vez fuimos en coche de caballos, muy sevillano por cierto! Nos sorprendió que aunque no estaban en el centro eran los que más vida tenían, con más puestecillos y donde mas turistas nos encontramos. Casi todos españoles y de luna de miel. Esta tanda de templos, aunque menos espectaculares desde fuera, tenían unas pinturas originales increíbles relatando la vida de Budha. En nuestra vida hemos visto tanto budha, miniaturas, otros de 15 metros, de madera, dorados, modernos, de pie, tumbados, sentados…Nos gustó uno en especial que mostraba 3 dedos indicando 3 valores, no a la avaricia, envidia y odio. También había uno muy cachondo que si lo mirabas desde lejos sonreía y acerándote estaba enfadado. Anteriormente las mujeres no podían acceder dentro con lo que supuestamente sonríe a la mujer y no al hombre. Para delimitar hasta donde podía entrar la mujer había un guardián de piedra que con una mano indicaba que parasen y con la otra que se sentasen.

También nos sorprendió ese día como en estos países la gente vive todo en día en los sitios religiosos. Trabajando, durmiendo o simplemente jugando a las cartas. Algunas veces llega a molestar verles siempre tirados y luego intentando hacerte el lío contándote 2 o 3 cosillas que acabas de leer en la guía para sacarte algo de dinero.

Nuestro conductor tenía la edad de Fer y ya estaba casi sin dientes de tanto mascar tabaco. Debe ser un vicio muy fuerte porque nos atrevemos a decir que el 80% de la población esta enganchado. Tienduchas a modo estanco en todas partes que te lo prepara al momento y a las que ellos van cada día a por su ración. Una hoja Betel a la que se unta una especie de cola con cal y se le añaden hierbas o especias. Los más viciosos se untan la mano de esa cal y lo esnifan.

Nos fuimos sin poder ver una verdadera puesta de sol pero pudimos disfrutar de un precioso arcoiris!

DSC_0074

Vuelta a casa moliditos, cenita y a mimir que mañana tocaba madrugón para salir hacia Mandalay.

1 Comentario sobre “Bagán, la llanura de las mil pagodas”

  1. FOFO dice:

    Que grandes sois!!!

    Os conocimos en Bagan y nos pusísteis los dientes largos con vuestro viaje en el aeropuerto. Tras finalizar nuestro viaje por Myanmar habrá que seguir vuestras peripecias por el blog.

    Mucha suerte

Comentar