Luang Prabang

El día de después empezó muy de relax…ni que decir que nos gustó tanto el hotel que decidimos quedarnos un día mas y disfrutar de la piscinilla! Estuvimos desayunando y nos dimos una vueltecita por el pueblo. Luang Prabang está lleno de templitos con sus monjes que salen por la mañana a orar y hacer las labores…se ve increíble con sus mantos naranjas! Después decidimos irnos a unas cuevas que están a una hora de camino en Tuk Tuk y el paseo nos encantó. Fue la primera ocasión que tuvimos en Laos de ver los pueblecitos rurales y las casitas por el campo, eso es Laos, un paisaje increíble con toda la paz del mundo. La gente camina en bicicleta, sujetando los paraguas para que no les de el sol, toman cervezas esperando a que se vaya el sol en sus casitas elevadas del suelo, conversan a la sombra de una palmera…una vida relajada de campesinos sin mucho que cultivar. El pueblecito final tenía un pequeño embarcadero en el que contratamos una lanchita que nos cruzase el Meckong y llegar a las cuevas. Igual no somos muy de cuevas, pero tampoco nos impresionó nada. Aunque tenían allí más de mil esculturas de Budha repartidas por toda la gruta tampoco nos fascinó. Esta es la portada del album.

 

Laos: Luang Prabang_cuevas bu

A la vuelta había desaparecido nuestro Tuk Tuk asi que nos dedicamos a pasear el pueblin. El templo nos encantó con su jardín. La gente nos miraba pero están acostumbrados a extranjeros. El paseíllo mereció mas la pena por el pueblecito de en frente que por la cuevas la verdad. Sin tener como irnos, decidimos tomarnos una birra de pachorra con unos colombianos que se ofrecieron a compartir su tuk tuk si el nuestro no aparecía. Encontrado nuestro chofer, nos fuimos de vuelta a Luang Prabang contentos. En el trayecto el conductor de paró a recoger a 3 aldeanos que andaban buscando mediao de transporte, una madre con su hijo y una campesina con su cesta a la espalda llena de fruta que nos dio a todos un plátano! Ya de vuelta, tuvimos una noche de perrotes, con peli y cena en la habitación…todo un lujo!

Ya llevábamos mucho tiempo sin alquilar una motillo y hoy era el día. Como siempre y siguiendo un poco las costumbres de Laos, nos pusimos en marcha con mucha paz y a eso de la 1 estábamos con nuestra motillo. Pillamos carretera dirección a las cascadas del sur de la ciudad. De nuevo, el caminillo nos volvió a encantar y pudimos tirar alguna fotillo.

DSC_08033   DSC_07455

Mucho verde, mucho riachuelo, casitas, y gente local hasta llegar al turisteo de las cascadas. Además de las cataratas, tienen aquí una reserva de oso negro asiático que están nada más entrar. Se les ve cuidaditos y con millones de juguetes pero es como verlos en un zoo. Nada más llegar los ojos nos hicieron chiripitas al ver la piscina de agua turquesa que se formaba bajo la primera catarata. Chapuzón imprescindible y pequeño picnic que habíamos mangado del desayuno del hotel. El parque es un conjunto de varias piscinillas cada una con su encanto. La segunda tenía una liana que disfrutamos como enanos haciendo el mono y cayendo en plancha.

DSC_0767  DSC_0768  DSC_0769  DSC_0770  DSC_0771  DSC_0772 

También tenía una catarata más grande de la que podías saltar hasta abajo. Tras el bañito seguimos subiendo, pasamos varias piscinas más y llegamos a la catarata más gocha. Ponía, “No Bañarse” y estaba todo el mundo en el agua! En el momento en el que vino el de seguridad Fer estaba junto con otro turista, trepando la montaña para saltar a la pisci de la catarata, serían unos 12 o 15 metros, daba vértigo.

DSC_0781 DSC_0777 DSC_0778  DSC_0790  DSC_0815  DSC_0817

A la vuelta vimos la puesta de sol. Es preciosa por esta zona, siempre a orillas del Mekong, con las montañas de fondo y la tranquilidad de la selva. Son millones de ruidos los que van saliendo, los grillos, los pájaros, las ranas y salamandras salen a darse un festín de mosquitos y el último baño de la gente en el río antes de que acabe el día. El pueblito de Luang Prabang nos encantó, lo que paseamos, los templos, los miles de barecillos y restaurantes para cenar, las tiendecillas de ropa y libros, los cafes y teterias para relajarte a orillas del rio, es un sitio de los que sabemos al que volveremos. Al hotelillo a dormir pronto que mañana tocaba viajar! Esta es la portada del segundo album.

Laos: Luang Prabang_Waterfalls

 

2 Comentarios sobre “Luang Prabang”

  1. Que bien se os ve, coño!!! 🙂

    Pasarlo muy bien!

  2. Fer dice:

    Hombre a todos nos gusta cuidarnos y nosotros sabemos hacerlo muy muy bien hehehehe!
    un abrazo, igual te llevas alguna rabieta de envidia si en Vitnam ves algo de una vespa y algo asi como 2000KM de travesia!! heheheh!!

Comentar