Archivo de marzo, 2009

Himeji

Japon: Himeji

De camino a Hiroshima hicimos una parada ápida en el camino para ver este castillo de la edad media japonesa donde vivian los samurais y los ninjas! Matados por el viaje, nos dimos una vuelta rápida entre el gentio que lo visitaba por ser domingo. Esta es la portada del album.

Tokyo y la Fiesta del Cerezo

Nos despertamos y de camino al desayuno e Internet intentamos ver el templo de Senso-ji que quedaba a solo 15 minutillos del hotel, pero para colmo, este también estaba de reforma así que nos conformamos con tiar la moneda y volver a rezar! Esta vez nos escucharon porque nada mas entrar en internet vimos un mail que nos confirmaba la habitación en Hiroshima para el DOMINGO!! No estábamos en la calle, todavía teniamos esperanza! Eso si, Kyoto y Tokio siguen llenos y lo único disponible son habitaciones de 400€. Menos mal que hemos ahorrado pensando en Japón y tenemos algo de margen en el presupuesto diario. Igual nos quedamos en una de las habitaciones del amor que hay por todo Tokio o que alquilan por horas!

Habíamos quedado con Mari para celebrar la fiesta del cerezo en el parque de Yoyogi pero antes nos dimos un paseo por Omotesando, cerca. Es un barrio, espectacular, con una calle llena de edificios modernisimos y rarisimos de las mejores tiendas, Dior, Channel, Guci, Loewe. Los edificios de las marcas son acojonantes y diseñados a la última, unos parecen cajas de cristal, otros puzzles de madera, acero y hormigón en formas rarísimas…Ahí nos dimos cuenta de que teníamos otro problema. Tras intentar pagar con la visa en un par de sitios,  fuimos a tres cajeros distintos y en cada uno nos dieron una negativa diferente. En el primero no se podía sacar porque la tarjeta estaba supuestamente anulada, en el segundo no teníamos saldo y ya desesperados ( sin hotel, homeless, sin acceso a dinero, fin de semana…) vimos la luz en un CITIBANK donde los Yenes nos tranquilizaron. A la vuelta hacia el parque de Yoyogi y habiendo perdido un par de horitas con los bancos paseamos por las callejuelas detrás de la principal en dirección a Harayuku. Son tiendecillas que aunque no parecían baratas y no pudimos saborear por las prisas, tenían ropa super guapa más juvenil que las grandes marcas y MUY MUY tentadoras. Nuestra maleta con la misma ropa desde Enero empieza a cansarnos…cuando volvamos a Tokyo le dedicaremos mas tiempo para pasearlas con calma.

Harayuku Street

 

En la entrada del parque es donde se reúnen los adolescentes disfrazados los fines de Domingo y tampoco los vimos pero volveremos para hacerles fotillos. Nada mas entrar en el parque se nos cambió la cara! Nos iba a encantar, las familias estaban acabando su día pero los jóvenes no estaban más que empezándolo. Millones de grupos reunidos alrededor de bebida y comida en un parque con cientos de cerezos en flor al más puro estilo BOTELLON! Guitarras, trompetas, cervezas, gente totalmente pasada a las 5 de la tarde, y fuimos a caer en la “Soyonara Party” de una chica venezolana y su marido australiano que dejaban de vivir en Japón tras siente años. Lo pasamos en grande, había gente de todos los paises, francesas, venezolanos que llevaban muchos años aquí, una madrileña de Mirasierrra, algún brasileño…esta es la portada del album.

Japón: Cherry Blossom

 

   El australiano que se iba de vuelta a Sydney nos contó los secretos de cómo vivir en Japón gracias a becas del gobierno con 2000€ al mes, cuatro meses de vacaciones, sin asistencia obligatoria y un periodo mínimo de 2 años y máximo de 6!!!! Lo mejor es que puedes gozar de ellas hasta los 35 años! Dios mio!

Comimos jamón (Mari casi lloraba del gusto), bebimos, bailamos, charlamos y a eso de las 8 se montó una rave dentro del parque con músicon! Fue bestial sentirse como en casa, pero chavales, nos faltabais vosotros, nos acordamos de todos! Ya a las 12, en el más pero estilo japo nos volvimos en el último tren al hotel. Es acojonante ver como vuelven todos a casa mamaos en el último tren, haciendo amagos de echar la papilla en el metro y cayéndose por la esquinas. En las última parada tiene que despertar y levantar a aquellos que están sobando la mona, jejejejeje. Mañana nos vamos a Hiroshima.

Primeros días de Tokyo

Casi nos da un infarto al llegar al aeropuerto y ver que nuestro vuelo no salía en las pantallas; la próxima vez haremos caso a Fer cuando insiste en confirmar los vuelos. Esta vez todo salió bien ya que Japan Airlines nos había reubicado en otro vuelo y encima era más tarde con lo que no lo perdimos. Fue uno de los peores vuelos hasta ahora, no paraban de amenazar con turbulencias, pónganse los cinturones…solo queríamos llegar agarrándonos con odas nuestras fuerzas a los reposabrazos. Desde que empezamos el viaje nunca nos habíamos sentido tan nerviosos; veíamos Japón como un lugar súper desconocido y teníamos algo de cague o más bien nervios de no saber como íbamos a desenvolvernos. Después de perder un tren, canjear el JRP (lel mejor invento para moverse en Japón), esperar una hora más en el aeropuerto y conocer a una familia Japo super maja que nos calmó diciendo donde estaba nuestro hotel (2 min a pie de la estación), subimos en el tren y llegamos a Ikebukuro. El hotel estaba genial, lo mejor las vistas que teníamos desde un piso 18 de toda la ciudad. Eran millones de luces rojas parpadeando que señalaban el fin de cada uno de los rascacielos. Probamos el limpia culos del wc, que asquete, nunca más. Cuidado que tiene presión y temperatura, igual te puedes quemar el culete! Eran más de la 1 y teníamo que cenar y además no cualquier cosa, solo queríamos Sushi. Encontramos un sitio perfecto! A 2 min, comida riquísima, camareros y chefs increíblemente majos, y gente joven que nos ayudaba a pedir. Todos los jóvenes son super style, con su pelo a la última, traje negro, camisa blanca super fashions, ellas con taconazos a todas horas, mini faldas con medias…parece que siempre vayan de fiesta como un pincel. En la cena lo pasamos bomba sorprendidos por todo lo nuevo que estábamos viendo y lo chistoso que era entenderse con la gente, probamos atún, salmón, gambas, tortilla y lenguado por equivocación. Este último nos lo pusieron en lugar del atún y la carne era algo dura, no nos encantó pero nos compensaron con par de trozos de atún gratis! Al acabar la cena nos regalaron 4 piruletas con forma de sushi, llevan hasta el alga o las huevas! Era miércoles y vimos a miles de grupos totalmente tajados y a más de uno totalmente etílico, alguna novia arrastrando los tacones cargada encima de el novio, otros durmiendo en cualquier rincón, un espectáculo de bievenida.. Ya empezamos a darnos cuenta de lo viciosos que son en este lugar…. Esa misma noche probamos un kimono del hotel que por cierto tenemos 1 en nuestra maleta! ¡Welcome to Japon decía el Monte Fuji que, a lo lejos, veíamos desde nuestra ventana!

Las vistas desde nuestra habitación!      Primera comidita con Mari!

Día de papeleos en la embajada para renovar el pasaporte! Por unos minutillos estuvimos en España! Allí quedamos con Mari Koike, la chica japonesa que nos presentó Rafa Profero por Facebook, para conocerla! Antes de llegar ya se había portado genial y nos había hecho el favor de reservarnos las noches de hotel en Tokyo. Menos mal, sino estábamos en la calle! Resulta que aquí es chunguísimo encontrar una cama por estas fechas, al ser la época del cerezo en flor está todo lleno porque los japoneses se dedican a viajar. Comimos con ella una caja de comida japonesa (Bento Box) y estuvimos sobre todo hablando y conociéndonos. Fue cachondo, japonesa japonesa en Japón hablando español con nosotros contándonos cosas de su país y nosotros a ella de España. Es muy maja, pero como todo japones vive atada al trabajo con lo que se tuvo que ir corriendo y deprisa de vuelta a su curro. Nosotros aprovechamos para cambiarnos de hotel, tomar una cafelillo intentando reservar hoteles para más adelante y organizar alguna cosita del viaje. Nos fuimos para Akihabara para conocer el barrio electrónico pero nos topamos con unos españoles y nos quedamos tomando una cervecita con ellos. Nos hablaron de su hostal y les acompañamos a ver si había suerte y teníamos sitio. Queríamos cambiarnos de hotel ya que el nuestro estaba bastante lejos y sobre todo a una pateada desde que saliamos del metro. No hubo suerte, pero al menos pudimos reservar en el hotelillo de al lado 2 noches para cuando volvamos a Tokyo después del tour por Japón. Aún así, pudimos ver los freaky y viciosos que son todos enfilados en unas tragaperras a rebosar. ¿Sabíais que los Japos son los que más pasta se juegan? Esa noche dormimos en nuestro cubiculo a tomar por culo, al menos estaba limpio y la cama era cómoda. SI no hemos actualizado el blog antes es porque este hotel no tenía Internet y cuando encontrábamos por la calle un punto WiFi (que era bastante chungo y a su vez sorprendente estando en el país de la tecnología) lo hemos aprovechado para ver si podemos asegurar una noche más y no ser homeless por Japón pese a tener muchas papeletas.

5 de la mañana y suena el despertado. Nos espera un desayuno de Sushi fresco recién pescado y una subasta de atun. Al llegar nos quedamos un poco chof, es como Mercamadrid pero a lo bestia y todo de pescado, pero la subasta no estaba. Íbamos de puesto en pueto y turista en turista enseñando la foto de la subasta pero nos quedamos con las ganas. AL parecer está cerrado al público y si consigues colarte, solo dura una hora. Igual intentamos volver la semana que viene! Eso sí, un desayuno de Sushi nos dejó llenos para el resto del día y bastante satisfechos! Esta es la portada del album!

 

Japón: Atunes, paseos y templos

Nos hicimos coleguilla de una alemana que nos acompañó a pata hasta ginza y con la que nos tomamos un buen cafelillo antes de despedirnos de ella. Esa mañana tuvimos muy poca suerte….. llegamos al palacio Imperial y está cerrado, los jardines justo también cerraban el viernes, y para colmo el Nihon Budokan, lugar donde ensayan todas las artes marciales, estaba cerrado por un meeting privado. Nos sentíamos súper torpes, parecíamos principiantes viajando, no sabíamos donde ir, que hacer y para colmo Elena estaba cojita cojita después de la muralla china. Necesitábamos Internet y no encontrábamos, necesitábamos hotel y tampoco había suerte, no conseguíamos ponernos de acuerdo o más bien organizar lo que queríamos ver en Japón ni como ni cuando, muy torpes os diremos!  Aún así y andando durante 5 horas, seguimos adelante visitando la ciudad, vimos un templo precioso, Yasukuni Jinja,  con miles de puestecillos mullticolor en la calle que lleva hacia el.  Copiamos a los fieles llevándonos una moneda a la frente, tirándola en la entrada del templo y dando 3 palmadas. Algunos pidieron por encontrar un hotel.

Por la tarde subimos a la torre del Gobiernos para ver las vistas. Fer desesperado tuvo que pasar antes por la oficina de turismo, estaba cagado y nerviosísimo viendo que en 2 días nos encontraríamos en la calle. Las vistas también eran geniales, lo mejor la Torre Cocoon que es como una maraña recubriendo un capullo. Ya estábamos en el barrio de Sinjuhku que por cierto, nos gustó bastante. Paseamos por el barrio rojo lleno de putis, luces, sex shops, Mc Donalds, bares, pubs, tiendas de electrónica, algunas cutres y al final encontramos un café con Internet donde nos quedamos 3 horas siguiendo llamando a todos los hoteles y descansando la pata! Volvimos a salir del sitio sin hotel pero con algo más de pilas después de los 2 cafetazos! Habíamos quedado con Mari en Shibuya, exactamente en el cruce más concurrido del mundo. Queríamos ver, y vimos, a las 7 y media, la salida del trabajo de camino al bar con los colegas. Es acojonante ver ese hormiguero bajo mil pantallas de publicidad. Fer dice que en los videos siempre tiene que hablar el  porque Helen nunca habla y por eso siempre sale diciendo capulleces.

 

Cenamos con Mari en un sitio brutal y súper japo, pescadito a la plancha, calamares, carnecita, todo increíblemente rico y volvimos a tomar sushi pero esta vez vuelta y vuelta!  La conversación de nuevo se alargo hasta tarde y molidos por el gran día (estrés incluido) nos dejo tan cao que nos fuimos al hotel sin haber llegado a la copa.

DSC_0035 DSC_0036 DSC_0037 DSC_0045 DSC_0049 DSC_0041 DSC_0051 DSC_0056 DSC_0060 DSC_0058 DSC_0059 DSC_0062 DSC_0064 DSC_0065 DSC_0066 DSC_0070 DSC_0073 DSC_0074 DSC_0079 DSC_0081 DSC_0083 DSC_0090 DSC_0093 DSC_0095 DSC_0097 DSC_0099 Gato molon! DSC_0100 DSC_0105 DSC_0108 DSC_0109 DSC_0110 DSC_0112 DSC_0113 DSC_0114 DSC_0122 DSC_0119 DSC_0121 DSC_0123 DSC_0125 DSC_0126 Vendiendo ordenas en la calle, esa tombola! Welcome to SInjuku DSC_0131 Sibuya crossing Sibuya crossing Sibuya DSC_0142 DSC_0147 Rockeras Japos en Shibuya Chefs DSC_0149 Mari y Fer

Beijing…últimos días

Antes de nada y acordándonos del día que es hoy…..FELICIDADES JAVI!!!!!!!!!!!!!!!!!!!!!

Esperemos te guste el video y disfrutes tu día….cabroncete, vas a comerte un chuletón! Dile a Maria que te regale por tu cumple un billete para venir los 2 a vernos, jajajaja, nos vas a odiar por esto tu que querías otra corbata!

Os hemos adelantado una pistilla de donde hemos estado pero lo contaremos según su orden! Otra vez, y al contrario de toda predicción de lluvia, nos levantamos con un solazo  y un desayuno que nos puso las pilas. Directos nos fuimos a Tian Anmen, la plaza más grande del mundo que está justo enfrente de la entrada a la Ciudad Prohibida. Esquivamos turistas, policias y embaucadores. Aquí el control es de coña, te registran al entrar no vaya a ser que a los chinos se les vuelva a ir la perola y se revelen en este sitio con tanto simbolismo para el país. Aunque toavía está enteraado Mao ahí (cosa que no llegamos a entender) pasamos de largo directos a la ciudad Prohibida. Controles, tickets, colas, más embaucadores, pinglanillos de audio que no funcionaban, vendedores, y millones de turistas, sobre todo chinos con sus gorritos que identifican a que tour pertenecen (no se lo quitan para nada por no hablar de como lo llevan puesto). Nos empapamos algo de la historia con los pingas y recorrimos todo con bastante calma y mirando cada rincón. De hecho fuimos hasta la famosa sala de los relojes del emperador, creíamos que a las 2 se ponían todos en funcionamiento, mentira! Según Helen, un coñazo de sala, Fer se hubiese pasado ahí el día entero. La ciudad es brutal y las vistas de los mil y un tejados de los edificios que la componen acojonante. Fue construida por el emperador de la dinastía Ming hacia 1400 y nadie tuvo acceso a ella hasta 1911 que dejó de ser la sede del gobierno. De ahi su nombre de ciudad Prohibida.

China: Beijing Ciudad Prohibida       Esta es la portada de este album! Hay 2 en este post!

Volvimos a pata hasta nuestra zona pasando por el lago de Hoihai que está al lado del hotel y por un super para comprar nuestra comida del día siguiente. Es noche, en homenaje a Carlos, cenamos en un restaurante “de tapas espanolas”, había croquetas, tortilla, jamón…. Bueno, era aceptable y más sabiendo las ganas de sabores que nos recordasen a casa.

6.30 de la mañana y suena el despertador, es muy pronto y más aún sabiendo la paliza de día que nos esperaba en el treking de 8km de subidas y bajadas en la muralla china. Pese a la perecilla, nos moríamos de ganas! Desayunamos en el bus de 3 horas hasta el punto de salida entre sueño y sueño, todo el bus estaba en silencio menos los ronquidos de alguno. Al empezar a ver la muralla desde la ventana empezamos a excitarnos pero nada más salir del bus se nos cortó hasta la respiración del frio. La primera subida solo para llegar a la primera de las 30 torres que teníamos que recorrer dejó a más de uno sin aliento, pero al ver las vistas volvieron los ánimos. Ha sido el mejor treking que hayamos hecho y sin duda alguna, la mejor manera de ver la muralla. Hemos pasado por zonas algo reconstruidas hasta zonas completamente derruidas. Las pendientes, algunas bastante bastante bruscas, eran algo complicadas. Peldaños pequeñitos, piedras que se caían, otros de medio metro de altos y algun que otro atasco en las zonas más estrechas. Llevábamos un arsenal de chinos locales que ayudaban a más de uno con las subidas, pasarelas y bajadas. Había 2 señores algo mayores que estaban dándolo todo y a los pobres a veces les flojeaban las piernas pero nunca perdían el humos y las ganas. No mentiremos, ha habido tramos en los que a nosotros también nos ha costado pero otra vez el buen tiempo y las vistas nos daban energía para seguir hasta la siguiente torre. Es increible ver el zig zag de la muralla desde lo alto, ves que sube, baja, gira y muy a lo lejos acabas perdiéndola de vista. La paradita para comer, un buen bocata de jamón con queso sentados en uno de los peldaños y cara al solecillo; más de uno ha picado! 4 horas y media de treking nos han dejado bastante matados pero con una gran sonrisa en la cara. Al final había una tirolina que no hemos catado por miedo de la tecnología china y escuchando a lo lejos los consejos de nuestras mamis.

China: Beijing Gran Muralla                      Esta es la segunda portada del post!

Esta tarde descansaremos que mañana salimos hacia el país del sol naciente. Ciao ciao pekin (se nos ha hecho corto) y konnichiwa Tokio!

Vuelta a Beijing…Primeros días

 Pese a haber dejado a la family, ese dia gozamos de un hotelillo guay antes de volver a las andadas de la mochila, el trasporte público y los albergues. Cogimos un tren No bala del aeropuerto hasta el hotelillo y nos fuimos a la calle. Directos a los puestos de bichos en la zona este de la plaza de Tian anmen. Ibamos como os dijimos predispuestos a probar todo lo que hubiese pero en el segundo olor y vistazo se nos cerró el estómago. Estrellas y caballitos de mar, gusanos de seda, escorpiones, serpientes, saltamontes, cucarachas y demás bichos asquerosos. Fer se atrevió con una especie de Dim Sus que sabían a rayos…Al final acabamos en una callejuela tomandonos unas brochetitas de pollo con una birrilla compartiendo mesa con los chinos que no paraban de mirarnos sorprendidos. El camarero se reñia cuando nos veía preguntar que habíamos pedido en la carta ya que para decírselo lo habíamos tenido que buscar por entre las mesas. Paseamos un ratillo pero el frio y viento nos pudo. Compramos una baguette y nos fuimos a nuestro cuarto a descansar, actualizar el post y tomarnos un bocata de jamón mientras veíamos una comedia tonta.

       DSC_0802    DSC_0804    DSC_0803   DSC_0800    DSC_0805

Al día siguiente tempranito, y después de una colada de la maleta entera, salimos en busca de nuestro nuevo hogar. Nos salió una sonrisa enorme al ver la calle en la que estaba nuestro albergue (Beijing Downtown Backpakers Accomodation en Nanluogu Xian), llena de tiendecitas guapísimas con ropa, muñequitos y sobre todo mil cafés con silloncitos, Internet…todo muy acogedor y super céntrico. Es como un Soho increiblemente montado y restaurado dentro de un antiguo Hutong (barrio viejo y generalmente pobre de Beijing). Salimos directos al Palacio de Verano para aprovechar el increible día de sol que nos había salido. Aunque llegar fue algo complicado, tuvimos bastante tiempo para disfrutar de los jardines del emperador, el solete y el paseo por el mayor de los jadines chinos. Estos emperadores que están locos, se construyeron un lago como el de Hangzhou, un canal como los de Suzhou y un palacio inmenso rodeado de templos y pagodas.

DSC_0823 copia

Los jardines además están llenos de cerezos en flor, riachuelos, lagos y bosque. Ya cuando salíamos por la puerta norte nos seguía sorprendiendo cada rincón…no queríamos que cerrasen el sitio y que nos cortasen el paseo. La vuelta a casa fue algo dura, mucho frio y algo complicado entendernos con los chinos a la hora de pillar los buses de linea. Llegamos genial e incluso tuvimos tiempo de ver algunas de las tiendecillas popis antes de tomarnos un GinTonic en uno de los barecillos con sofá. Por ahora Beijing nos está encantando, es una ciudad con mucha vida y encanto…. Se nos ve contentos en la portada del album!

 China: Beijing Palacio de Verano y Bichos