Archivo de enero, 2009

Ranakpur y Udaipur

Ayer salimos de Johdpur con nuestro colega Joel. El mismo con el que habíamos estado cenando la noche anterior en un pequeño restaurante donde van los indios de moda! Muy cheak, mesitas en un jardín muy bonito, lo malo, había una fiesta privada y cerraron a las 12 de la noche; nos quedamos con ganas de tomar algo y escuchar algo de música, igual unos bailes. Nuestro choffer Johny vino a por nosotros con una tajada importante. El viaje a casa fue bastante gracioso…se perdía, se metía 2 o 3 veces en las mismas calles, no hacía bien los giros, pasaba las rotondas a toda mecha y en dirección contraria….por suerte llegamos sanos y salvos!

Al día siguiente le tocaba conducir hasta Udaipur de resaca. En el camino paramos en Ranakpur, un templo Jainista que está en mitad de un valle. Nada a destacar la verdad. Comimos en el camino un Dum Aloo dulce hecho a base de patata (Helen: No me gusta nada la comida de aquí L, bueno, solo el naan con queso o mantequilla ).

Al llegar a Udaipur a Fer le toco negociar muy muy duramente nuestro hotel. La agencia nos había tomado un poco el pelo diciendo que nos daba hotelillos en el centro pero no era verdad. Habíamos aceptado las otras noches (las habitas no estaban nada mal, tampoco tenían demasiado encanto), pero en Udaipur sabíamos lo que queríamos. Nos dijeron que podíamos ir al Lal Ghat Guest House, un hotelillo en el centro. Nos enseñaron la primera habita…basura, y luego nos enseñaron 2 habitaciones preciosas con vistas al lago de la ciudad. Pelea y pelea hasta conseguir que nos las dieran…. Son bastante románticas, con espejos por todas partes, ambiente rojizo, ventanas encantadoras, y una mosquitera azul…vamos, nos sentíamos en un palacete!

 

                      nuestra habita 

Huevos con patatas, esa fue nuestra cena y la de Joel que también está cansado de la comida India. Conocimos a un vasco que vivía en Valencia y con el que discutimos de política, cultura, sociedad….se metía con valencia. A las 11 chapa todo, nos quedamos un día más con ganas de más, pero nos fuimos a nuestra suite de palacio.

Hoy nos hemos despertado tranquilamente y hemos desayunado en palacio. ¡Ya vamos en pantalón corto! El día ha sido tranquilo pero genial; visita al palacio (esta vez era un palacio de verdad) más grande de la India. Uno de los maharajás de este palacio era bastante diferente a los anteriores de los que os hemos hablado. Se preocupaba por el pueblo; se pesó 7 veces y su peso se lo regaló al pueblo en oro. También al nombrarle regaló 100 mil monedas de plata. Montó una biblioteca en vez de un equipo de polo…también es verdad que intentó hacer un rascacielos a modo observatorio astrológico de 13 pisos; al final se quedó en 5, jajajaja.

Al salir hemos paseado por las callejuelas de Udaipur bordeando el lago y hemos comido en una terraza al solete. Tenía vistas a toda la ciudad y al hotel del lago, papá y  papá y mamá, no os envidamos nada, preferimos nuestro hotelillo.  Este lago no es sagrada, solo lo usan para ducharse y lavar la ropa, no sabemos muy bien si estás más limpio antes o después de tocar esa agua, igual hacen allí nuestra colada…joer joer….Rociete, igual después de esta usamos urbason.

Festival fallera y petardos en Udaipur

Hoy había un festival por la calle, parecía fallas, petardos, pasacalles, charanga, los indios estaban dándolo todo. Hemos vuelto al tejado del hotelillo para ver la puesta de sol, una nube se nos has puesto por medio, vaya mala pata, aún así, estaba precioso. Decir que la foto más bonita del anochecer y las del castillo son de Fer, está pillándole el gustillo a la cámara y no se le da nada mal.

Esta noche nos prepararemos mentalmente para dejar la ciudad blanca (Udaipur) y viajar hasta la ciudad rosa ( Jaipur), la jungla de asfalto de la India….turisteo, coches, polución, rickshaus (tuc tucs), y millone de hindús intentando vender. Ahora vamos a ver si cenamos y nos vemos la peli de Octopussy de Jmes Bond que se rodó aquí! Ciao ciao!

* Para que los nuevos se enteren y recordatiorio a los antiguos, pinchad en esta foto para ver todas o tambien estan en Fotos.

 

India: Ranakpur y Udaipur

 

Johdpur y Felicidades Rocio

Lo primero que queremos hacer es felicitar a Rociete su 27 cumpleanos…nos da mucha penita no estar contigo en tu dia pero esperamos que te guste nuestra felicitacion ( esta en ingles porque el nino que hablaba espanol salia muy caro!)

Ayer cuando terminamos el post y subimos al cuarto nos dimos cuenta de que había mil y una cosas que no os habíamos podido transmitir; incluso nosotros, nos pasamos horas hablando de todo lo que habíamos visto, y las experiencias de tan solo 24 horas… Intentaremos ir contándolo todo en nuestras próximas entregas.

Esta mañana hemos salido de camino a Johdpur, la ciudad azul. Los viajes aquí son una auténtica aventura, hoy Johny ha cogido un atajo que resultaba que estaba sin asfaltar. 2 horas dando tumbos, esquivando vacas, camellos, bicis, motos, transeúntes, es una locura. Las carreteras de 2 carriles aquí son para 4 y las leyes solo están para saltárselas. Parada rápida en el hotel para irnos hacia el centro donde otra marabunta de coches provocada por un festival nos ha hecho saltarnos la comida e ir directos al fuerte. Ya hemos dejado de respirar la tranquilidad de la ciudad sagrada.

Todo aquel que haya viajado a la india sabe que es el fuerte más espectacular de todos ya que ha estado habitado por Maharajás hasta los 70. Se llama Mehrangarh Fort y está elevado en lo alto de una ciudad azul por las casa pintadas en ese color donde viven los brahma o oradores!. EL otro día os mencionábamos a los maharajás, eran los antiguos reyes de las regiones de la India hasta que llegaron los británicos; pero lo divertido de ello no es eso, sino las majarerías que se les ocurría  con la pasta que tenían.  El padre del actual maharajá de Johdpur, que era un fanático del Polo, decidió crear sus propios equipos de Polo, su propio aeropuerto para así poder trasladarse con todos sus jugadores y echar una partida donde se le antojase contra otro maharajás ( la palmo en avion por supuesto). Otro de una ciudad cercana decidió poner su elefante encima del tejado del palacio para ver la resistencia del mismo; obviamente el techo se calló y el animal se hizo polvo.

India: Johdpur

Con la entrada incluyen unos cascos que te van contando la historia del castillo y de los que allí vivían. De repente te ves inmerso dentro del palacio y entiendes perfectamente su vida. Bueno, algunos mejor que otras que estaban a por uvas y tenían que repetir varias veces las historias para enterarse.  Solo os contaremos una para no aburriros, pero a nosotros nos ha impactado. Hasta el siglo XIX, las mujeres del maharajá, cuando este fallecía y pasaba por tanto a ser incinerado, ellas se quemaban con el. Salían del palacio dejando las huellas de sus manos en la entrada principal y andaban en silencio como una procesión,  vestidas de boda, para acudir a su muerte.

Al salir hemos bajado andando al centro del pueblo que una vez más es un Bazar (Tower clock) y nos hemos dado una vueltecilla. Al contrario que Puhskar, es un bazar mucho menos turístico, más parecidos a los de Siria y Jordania. Nos hemos sentado en una terrazita a tomar un zumito de naranja y plátano para así poder hacer el video de rocio (mas abajo). Los sitios de zumo de aquí parecen lugares para encontrar turistas y charlar ya que es la segunda vez. Hemos conocido al chavalin hindú del video, muy majete, y a Joe, un Nuevo Zelandes con el que vamos ahora a cenar a un local de moda donde bailar con los indios. Hasta la próxima!

DSC_0224 DSC_0226 DSC_0230 Fumador de Opio DSC_0234 DSC_0233 DSC_0235 DSC_0240 DSC_0242 Crematorio de los maharajas Johdpur, la ciudad Azul DSC_0247 DSC_0249 DSC_0254 DSC_0256 IMGP0157 DSC_0258 DSC_0259 DSC_0260 DSC_0262

Rajastan: Llegada a Delhi y Pushkar

Hola de nuevo…como podeis ver ya estamos en India sanos y salvos! Cuando aterrizamos ya sentimos que estabamos en la India, miles de hindues, nada mas aterrizar y cuando el avion no habia ni siquiera frenado un poco, cogen todos sus bolsas corriendo y se lanzan hasta la puerta. Algunos incluso saltaban por encima de los asientos, los azafatos flipaban intentando poner orden en el caos. La gente de este pais esta de veras volada.  Nuestro viaje interminable hasta Delhi continuo despues 6 o 7 horas mas hasta Puskar. Hemos pillado un cochecillo con un choffer muy majo que se llama Johny que nos llevara durante los proximos 7 dias a ver la zona de Rajastan. 

Hemos empezado en Pushkar, un pueblecito magico alrededor de un lago sagrado (Brahma, un dios hindu, hizo aparecer el lago lanzando una flor de loto). Nos hemos despertado como en un palacio, hemos abierto las ventanas de nuestro “mirador” y solo teneis que ver la foto de despues del desayuno… La gente aqui es increible (da gusto despues de Siria y Jordania).  Al ser una ciudad sagrada es todo como un mundo hippie, lleno de santurrones, centros de meditacion, yoga…en la ciudad no se puede ni tomar alcohol ni carne ; aunque aqui las drogas no faltan, te tomas un zumo y te ofrecen de todo.

India: Pushkar

Como muchos os podeis imaginar, la India esta llena de colores  y olores (estos ya se apreciaban en el avion), pero no deja de sorprenderte cuando lo ves en vivo y en directo. Durante el dia nos hemos dado un paseillo por el pueblo mientras no paraba de sonar musica y los monos saltaban por encima de nuestras cabezas de tejado en tejado.  La calle principal es un bazaar lleno de tiendecitas con lo mejor de la India! Ya han caido los primeros pantalones! A los lados tienes las entradas a los Ghats. Los ghats son las entradas escalonadas al lago donde ellos van a rezar, banarse y purificarse (tendriais que ver el agua, no se si se purifican o se contaminan). Aun asi, nosotros tambien nos hemos purificado con un ritual hindu lanzando flores y recitando oraciones al dios Shiba. Tambien nos han pintado el lunar en la frente y nos han dado la pulsera sagrada de Pushkar. Mientras haciamos todo este paripe, se nos ha meado una vaca encima! Veiamos como caia el pis por los escalones y venia hacia nosotros…ellos decian, “no problem, no problem” mientras el pis desfilaba por sus pies…una leche no problem, que asco, vamos que si nos apartamos!

En una tienda de zumos hemos conocido a un chileno llamado Johnathan con el que hemos estado hablando un buen rato de la India, de los viajes y demas. Ya nos hemos despedido de el pero le volveremos a ver en Goa (Koke, no vamos los Domingos contigo pero si al verdadero, somos mas guays!). Hemos hecho otro intento de ir al desierto en camello, pero nosh an enganado como a unos bobos intentando hacernos creer que un descampado feo era un desierto de dunas, les hemos dicho que por favor diesen media vuelta, que nos volvemos al Bazar. Hemos cenado en una terrazita viendo el atardecer y tomando una cerveza J desde la mesa veiamos el bazar y el movimiento. Es sorprendente ver como en la puesta de sol todos corren hacia los Ghats para rezar y darse un bano en agua sagrada.

El final del dia lo hemos pasado sentados en una alfombrilla dentro de la tiemda donde hemos comprado los pantalones tomando un te con el vendedor Rana, nos decia que tenia una novia Espanola de Barcelona llamada Aida con la que “enjoy” antes de su matrimonio concertado. Da gusto hablar con la gente de aqui y que te cuenten como es su vida. Manana salimos para Johdpur ya enamorados de la India y sin ganas de irnos de Pushkar.

 

Desayuno en Pushkar Bano matinal. Vistas desde el hotelillo Mujeres del rajastan Centro de yoga! Orador maquillajejeje DSC_0194 Picture plis! El bazar y sus colores Vendedora de fruta en el bazar La musica nunca para Ofrendas de flores Mas Ghats Ghat Sagrada Helen Sagrado Fer DSC_0200 Johnatan en los zumos! DSC_0205 DSC_0204 Encantador de serpientes DSC_0184 IMGP0150 IMGP0148 magnifico desierto... DSC_0211 Bullfighting Una birra en Pushkar! Estos son los homenajes de Fer! DSC_0212 DSC_0214

Adiós Oriente Medio!

El último día en Aleppo nos sentimos un poco homeless, tuvimos que dejar el cálido hotelillo sin tener muy claro nuestro rumbo ese día. O bien íbamos a Damasco, donde nos esperaba el colega del que os hablamos Muhsraf (le debíamos una cena), o sino, volvíamos en el autobus nocturno directo a Ammán. Al final elegimos la segunda opción, ninguno de los dos confiaba en que fuéramos lo suficientemente rápidos como para llegar en un solo día al país vecino a tiempo para el avión (luego veréis que no hubiese importado demasiado, jijijijiji). Por la mañana nos dimos un paseillo por el zoco intentando grabar un video para enseñaros a todos, nos salió rana, y la tarde nos la tiramos entera en el lobby de un hotel “High Class” tomando alguna cerveza, cacahetes, patatas y ya de paso Internet de gorra que nos sirvió para ir organizando el viaje a la India. A las 9 de la noche nos las prometíamos felices, entrando en el bus, cenando y durmiendo hasta las 5 o 6 que llegásemos a la frontera. No fue para nada así….primero nos peleamos (más bien la poli mala, jajajajaja) porque querían retener nuestros pasaportes hasta subir al autobús. Ya en el bus cenamos unas minipizzas que habíamos descubierto esa mañana, estaban increíbles. De hecho para el autobús compramos 13 de ellas, las que han sobrado se las hemos dado esta mañana a una señora por la calle que las ha aceptado encantada. Bueno, a lo que íbamos, eran 8 horas de bus entre las cuales había varias paradas y 2 horas de frontera. Cada vez que conseguíamos cerrar los ojillos encendían las luces y daban un poco la plasta. Al final solo conseguimos dormir 1 horilla antes de llegar a Ammán a eso de las 6.30 de la mañana. Llegamos molidos y decidimos pillar un hotelillo (que en un principio pensábamos ahorrarnos pasando noche de viaje) y encontramos un cuarto de literas genial que además, pese a ser compartido, estaba solo para nosotros. Dormimos unas buenas horitas antes de despertarnos para salir hacia el aeropuerto. Lo mejor fue la sorpresa al llegar….el avión está retrasado hasta las 4 de la mañana. De hecho, ahora estamos en el típico hotelillo al lado del aeropuerto que nos ha dado la aerolínea para pasar un rato de la noche. ¡Tenemos cena, ducha y estamos alojados en el mejor hotel hasta ahora, jajajajajaja! Cuando lleguemos a Delhi llevaremos casi 2 días de viaje, 2 hoteles (pero ninguna noche en ellos), 3 buses, 3 taxis,  y un avión. Ni Willy Fog! Pero bueno, ya estamos soñando con el país de los maharajás, los palacios, los colores, los olores y el kamasutra (Carinilla, léete Pasión India). Hasta la próxima aventura desde el Taj Mahal, esperemos!

Como siempre, os colgamos las fotillos del desayuno; el de ayer que también fueron mini pizzas 🙂 y el de hoy! Hemos encontrado un Starbucks en Jordania, nuestro primer café, un caramel machiato, un Muffin de chocolate e Internet otra vez de Gorra! Ya solo nos queda 1 hora y media de espera….

Mini Pizzas: Desayuno, merienda, cena!      Caramel Machiato en Jordania

Crac de los Caballeros y Aleppo

Buah, lo primero, millones de gracias por todos los comentarios, los acabamos de leer…Sorry por no poder contestar uno a uno pero estamos en un cyber ahora, la conexion no resulta tan facil….Estamos flipando, nos encanta que comenteis y saber de vosotros tambien! Un millon de Gracias!

Homs es horrendo y la gente de allí es un coñazo…también es verdad que después de 10 días por estos países y teniendo en cuenta que somos los UNICOS turistas (temporada súper baja) occidentales es de entender que sean tan plastas….Tuvimos un día bastante movidito, creo que pisamos todos los medios de transporte para ir de una estación de bus a otra. Tenemos hasta bono bus, ellos se partían cuando nos decían Taxi taxi, y les enseñábamos el bono! Al final conseguimos ver el Crac de los Caballeros (casi nos quedamos sin verlo puesto que no nos cuadraban los buses de vuelta…conseguimos negociarlo bien). Es un castillo precioso que se encuentra a 75Km de Homs…mereció la pena.

Crac de los Caballeros y Alepo

Al volver no sabíamos que hacer, ida y venida de una estación a otra viendo buses a Palmira o Aleppo…al final nos decidimos por Aleppo, Palmira tenía muy mala comunicación de salida (tendríamos que volver a pasar por Homs y no nos apetecía un carajo!jajaja). Pillamos el último bus de la tarde…¿Os imagináis como se sienten los marginados en un bus de colegio? Pues eso éramos nosotros en el bus Homs-Aleppo….Estábamos sentados casi al final de bus y detrás teníamos a los malotes del pueblo que no paraban de meterse con nosotros. Ahí todo el mundo se mete en todo, estas hablando con uno y vienen 10, de veras resulta agobiante…pues ahora pensad que éramos la única distracción y por tanto el centro de atención de ese autobús. Todo el mundo les reía las gracias a los gi…. que estaban detrás nuestra, incluso el revisor del autobús, que de muy malas formas vino y nos habló varias veces y hasta intento movernos delante diciendo que tenía un problema con nosotros. Nos opusimos y vamos que si nos opusimos, le dijimos que los que tenían el problema eran los de atrás, que bastante era que no estábamos entrando al juego que hiciese el favor de dejarnos en paz. Un sirio entró en nuestra defensa…algo rarísimo, aquí se apoyan entre ellos sí o sí. Llegando a Aleppo el revisor intentó chocar la mano con nosotros, nos faltó escupirle, está listo si quiere hacerse amigo nuestro. Nos fuimos rápido de la estación….la verdad es que tenemos una flor en el culo, volvimos a encontrar el paraíso. Un pequeño hotel bastante céntrico (Tourist Hotel), limpio, acogedor, gente muy agradable, buen precio….vamos no podíamos pedir más. Esa noche dormimos como bebes…de 12 a 12 (Fer me subió el desayuno al cuarto a las 8 … me sentí una princesilla…luego seguimos durmiendo

La ciudad vieja de Aleppo es una ciudad muy bonita, aunque todo por aquí parece deprimente, triste, sucio y gris. Lo comentábamos antes dando un paseo, parece una ciudad en guerra, muchas zonas derruidas, casas sin acabar, basura por el suelo, contenedores en llamas…salvo por los tanque no se diferencia demasiado de las imágenes que salen en la tele acerca de la guerra de Israel. La zona del zoco nos ha impresionado más que de Damasco. Ha sido una pena ya que hoy era viernes y estaba todo cerrado, pero gracias a ello hemos podido disfrutar de la arquitectura, techos de piedra abovedada, esta como sumergido bajo murallas, realmente impactante. A la salida nos encontramos con La Ciudadela de Aleppo, un fuerte rodeado de una fosa gigantesca y elevado en lo alto…otro castillo con más piedras, jajajaja! Tras la visita, comilona en la plaza con vistas al castillo, Té y Narguilé. Esta noche nos daremos un buen homenaje en un restaurante que nos recomendó ayer un Sirio que había vivido en Valencia y nos encontramos ayer en el super mientras comprábamos la cena.